Lunes 6 de diciembre de 2021

El Papa condenó la brutalidad del atentado en Kenia

  • 3 de abril, 2015
  • Ciudad del Vaticano
El Santo Padre expresó su cercanía a las víctimas del atentado en el Campus universitario de Garissa, que provocó la muerte de 147 personas, la mayoría cristianos, y multitud de heridos, el Jueves Santo. El telegrama, firmado por el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, fue enviado al presidente de la Conferencia Episcopal de Kenia, el cardenal John Njue, arzobispo de Nairobi.
Doná a AICA.org
"En unión con todos los hombres de buena voluntad de todo el mundo, el Santo Padre condena este acto de brutalidad sin sentido y reza por un cambio de actitud entre sus autores", expresa el telegrama del Santo Padre expresando su cercanía a las víctimas del atentado en el Campus universitario de Garissa, que provocó la muerte de 147 personas, la mayoría cristianos, y multitud de heridos, el Jueves Santo. El telegrama, firmado por el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, fue enviado al presidente de la Conferencia Episcopal de Kenia, el cardenal John Njue, arzobispo de Nairobi.

El papa Francisco, además, hace un llamamiento "a todas las autoridades a redoblar sus esfuerzos para trabajar con todos los hombres y mujeres en Kenia para poner fin a esa violencia y para acelerar el amanecer de una nueva era de fraternidad, de justicia y de paz".

"Profundamente entristecido por la inmensa y trágica pérdida de vidas causada por el reciente ataque a la Universidad de Garissa, el Santo Padre asegura su oración y cercanía espiritual a las familias de las víctimas y a todos los kenianos en este momento doloroso", se lee en el telegrama. Asimismo, el Papa encomienda las almas de los difuntos a la "misericordia infinita de Dios Todopoderoso", y "ora para que todos los que los lloran sean consolados en su pérdida".

El atentado
En la madrugada del Jueves Santo, hombres armados del grupo terrorista islámico Al Shabab irrumpieron en la Universidad de Garissa, Kenia, y asesinaron a 147 personas, la mayoría estudiantes. Según testigos, los extremistas separaron a los cristianos y los ejecutaron.

Según las autoridades locales, los extremistas asesinaron a los guardias de la universidad mientras los alumnos aún dormían, hicieron detonar explosivos y tomaron decenas de rehenes en las habitaciones. Durante más de 15 horas estuvieron en control del centro de estudios.

Según las autoridades, los terroristas murieron en el enfrentamiento con la policía y los militares.

Un portavoz de Al Shabab, grupo islámico somalí vinculado a Al Qaeda, declaró a la BBC: "hemos matado a mucha gente, los kenianos quedarán espantados cuando entren (a la universidad)". Según varios reportes de prensa, los ejecutaron a balazos y por decapitación.

De los casi 900 estudiantes que tiene la universidad, 550 jóvenes lograron huir. Hay decenas de heridos.

En septiembre de 2013, Al Shabab perpetró otro ataque terrorista en Kenia cuando irrumpió en el centro comercial Westgate de Nairobi y 67 personas perdieron la vida.

La Universidad de Garissa, en el este de Kenia, se ubica a 145 kilómetros de la frontera con Somalia.

Los cristianos son un blanco recurrente de Al Shabab, en noviembre pasado emboscaron un colectivo en Kenia y asesinaron a todos los que no pudieron recitar versos del Corán. +