Lunes 4 de julio de 2022

El Papa bendecirá a miles de parejas de novios el día de San Valentín

  • 21 de enero, 2014
  • Ciudad del Vaticano
El próximo 14 de febrero, fiesta de San Valentín, cuya tumba se encuentra en la localidad italiana de Terni, el Vaticano confirmó que el papa Francisco recibirá a más de tres mil parejas de novios para impartirles una bendición especial. "Los novios que frecuentan o han frecuentado el camino de preparación al matrimonio están invitados a encontrar al Santo Padre", según se lee en una invitación distribuida en la Oficina de Prensa de la Santa Sede por el Pontificio Consejo para la Familia.
Doná a AICA.org
El próximo 14 de febrero, fiesta de San Valentín, cuya tumba se encuentra en la localidad italiana de Terni, el Vaticano confirmó que el papa Francisco recibirá a más de tres mil parejas de novios para impartirles una bendición especial.

"Los novios que frecuentan o han frecuentado el camino de preparación al matrimonio están invitados a encontrar al Santo Padre", según se lee en una invitación distribuida en la Oficina de Prensa de la Santa Sede por el Pontificio Consejo para la Familia.

El encuentro, titulado "La alegría del Sí para siempre", se celebrará el mismo 14 de febrero a las 11, en el Aula Pablo VI del Vaticano.

No es la primera vez que los pontífices recuerdan la relación entre el amor conyugal y la fe y la importancia del sacramento del Matrimonio. En septiembre de 2011, el papa Benedicto XVI, se reunió con un grupo de novios en Ancona, Italia, dentro del marco del Congreso Eucarístico, y explicó que la experiencia del amor "tiene en su interior la tensión hacia Dios. El verdadero amor promete el infinito. Hagan, por lo tanto, de este tiempo de preparación al matrimonio un itinerario de fe: redescubran para su vida de pareja la centralidad de Jesucristo y de caminar en la Iglesia".

Además, según recordó el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, monseñor Vincenzo Paglia, "el Papa instó muchas veces a los novios, comprometidos y a los matrimonios a vivir la alegría del amor fiel y fecundo que crece en santidad, siguiendo el modelo de la Sagrada Familia y recibir a Cristo en la vida familiar, en la que se renueva cada día y para siempre el don pleno y libre de sí mismos en el amor sacramental que recibe la gracia del misterio pascual". +