Martes 18 de mayo de 2021

El Papa aprueba siete nuevas invocaciones en las Letanías en honor de San José

  • 1 de mayo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Carta de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicada hoy en la solemnidad de San José Obrero.
Doná a AICA.org

La Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer el 1 de mayo, solemnidad de San José Obrero, la Carta de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, enviada a los presidentes de las Conferencias Episcopales con las nuevas Invocaciones en las Letanías en honor de San José.

En el documento, firmado por el secretario de este dicasterio, monseñor Arthur Roche, se recuerda que, en el 150 aniversario de la declaración de San José como patrono de la Iglesia universal, el Santo Padre Francisco publicó la Carta Apostólica Patris corde, con la intención de «que crezca el amor a este gran santo, para ser impulsados a implorar su intercesión e imitar sus virtudes». 

En este sentido, pareció oportuno actualizar las letanías en honor de San José, aprobadas en 1909 por la Sede Apostólica, añadiendo siete invocaciones tomadas de las intervenciones de los Papas que han reflexionado sobre algunos aspectos de la figura del Patrono de la Iglesia universal.

Siete nuevas invocaciones
Las nuevas invocaciones fueron presentadas al Santo Padre, quien aprobó su inserción en las Letanías de San José, y son las siguientes: 

Custos Redemptoris (Custodio del Redentor), Serve Christi (Servidor de Cristo), Minister salutis (Ministro de la Salvación), Fulcimen in difficultatibus (Apoyo en las dificultades), Patrone exsulum (Protector de los exiliados), Patrone afflictorum (Protector de los afligidos), Patrone pauperum (Protector de los pobres).

Asimismo, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos exhorta a las Conferencias Episcopales a traducir las Letanías a las lenguas de su competencia y publicarlas; dichas traducciones no necesitarán la confirmación de la Sede Apostólica. “Según su prudente criterio –dice la Carta– las Conferencias de los Obispos podrán insertar también, en el lugar apropiado y conservando el género literario, otras invocaciones con las que se honra particularmente a San José en sus países”.+