Lunes 29 de noviembre de 2021

El padre Tito Brandsma será santo, un periodista mártir sube a los altares

  • 25 de noviembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa reconoce los milagros atribuidos a dos beatos que serán proclamados santos, cinco sacerdotes franceses mártires serán beatificados y otros seis Siervos de Dios serán venerables.
Doná a AICA.org

En la audiencia concedida hoy al cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el papa Francisco autorizó la promulgación de los decretos relativos al reconocimiento de los milagros atribuidos a la intercesión de los beatos Tito Brandsma y de la religiosa italiana María de Jesús (en el mundo, Carolina Santocanale), fundadora de la Congregación de las Hermanas Capuchinas de la Inmaculada Concepción de Lourdes.

El sacerdote carmelita holandés Tito Brandsma, que el 3 de noviembre de 1984 se convirtió en el primer periodista beatificado por la Iglesia católica, ahora será santo.

Nacido el 23 de febrero de 1881 en Oegeklooster, Holanda, procedente de una familia tradicional católica, Brandsma se incorporó a la orden de los carmelitas el 17 de septiembre de 1898, cuando recibió el nombre religioso Titus (Tito).

Estudio filosofía, matemáticas y mística, en 1935 fue nombrado asistente eclesiástico de la Asociación de Periodistas Católicos. 

Ordenado sacerdote en 1905, Brandsma fue un estudioso brillante de la mística carmelita, disciplina en la que se doctoró en filosofía en Roma en 1909. A continuación, enseñó en varias escuelas en los Países Bajos. Entre sus logros se encuentra una traducción de las obras de santa Teresa de Ávila al neerlandés.

La abundante documentación recogida por el religioso en su estudio del misticismo holandés es la base para el actual Instituto Tito Brandsma de Nimega, dedicado al estudio de la espiritualidad.

Fue uno de los fundadores de la Universidad Católica de Nimega (actualmente Universidad Radboud), donde se convirtió en profesor de filosofía e historia de la mística durante el curso 1923-1924. Más tarde fue elegido rector magnífico.

El padre Brandsma también trabajó como periodista y fue consejero eclesiástico de varios periódicos católicos a partir de 1935. Durante los dramáticos años del nazismo, visitó las oficinas de la prensa católica en los Países Bajos, animándolas a resistir al régimen. 

Fue detenido en enero de 1942, cuando trataba de persuadir a los periódicos católicos holandeses para que no incluyesen propaganda nazi en sus ediciones, contraviniendo de este modo la ley nazi para los territorios ocupados.

Previamente había colaborado en la elaboración una Carta Pastoral que se leyó en todas las parroquias por la que los obispos holandeses condenaban oficialmente las medidas antisemitas nazis y las primeras deportaciones de judíos. En dicha carta se afirmaba que el nazismo era incompatible per se con el catolicismo.

Después de la carta, los nazis deportaron a los primeros c. de 3000 judíos procedentes de los Países Bajos, todos ellos convertidos al catolicismo.

Detenido el 19 de enero de 1942, fue asesinado por odio a la fe, con una inyección de ácido carbólico, el 26 de julio de 1942 en el campo de concentración de Dachau, en Alemania. En Dachau fueron reunidos la mayoría de los prisioneros cristianos detenidos por los nazis.

El milagro reconocido por su canonización se refiere a la curación de un padre carmelita del "melanoma metastásico a los ganglios linfáticos", que tuvo lugar en 2004 en Palm Beach, Estados Unidos de América.

Otros decretos
El papa Francisco firmó además el decreto que reconoce el martirio de los Siervos de Dios Enrico Planchart, sacerdote profeso del Instituto de Religiosos de San Vicente de Paul, Ladislao Radigue y 3 Compañeros, sacerdotes profesos de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María, así como de la Adoración perpetua del Santísimo Sacramento; asesinado por odio a la fe el 26 de mayo de 1871 en París (Francia).

Asimismo, el pontífice reconoció las virtudes heroicas de los siguientes Siervos de Dios:

Antonio Bello, obispo de Molfetta-Ruvo Giovinazzo-Terlizzi; nació el 18 de marzo de 1935 en Alessano (Italia) y murió el 20 de abril de 1993 en Molfetta (Italia).

Juan de Jesús María (en el mundo: Giovanni de San Pedro y Ustarroz), sacerdote profeso de la Orden de los Carmelitas Descalzos; nació el 27 de enero de 1564 en Calahorra (España) y murió el 28 de mayo de 1615 en Monte Compatri (Italia).

Giorgio Guzzetta, sacerdote de la Confederación del Oratorio de San Filippo Neri; nació el 23 de abril de 1682 en Piana dei Greci (hoy Piana degli Albanesi, Italia) y murió el 21 de noviembre de 1756 en Partinico (Italia).

Natalina Bonardi (nacida María), Fundadora de la Congregación de las Hermanas de Santa Maria di Loreto; nació el 4 de diciembre de 1864 en Cuneo (Italia) y murió el 25 de julio de 1945 en Vercelli (Italia).

Maria Dositea Bottani (en el mundo: Maria Domenica), Superiora General de la Congregación de las Hermanas Ursulinas de la Inmaculada Virgen María de Gandino; nació el 31 de mayo de 1896 en Pianca (Italia) y murió el 2 de septiembre de 1970 en Bérgamo (Italia).

Odette Vidal Cardoso, fieel laica; nació el 18 de febrero de 1931 en Río de Janeiro (Brasil) y murió allí el 25 de noviembre de 1939.+