Miércoles 18 de mayo de 2022

El obispo de Posadas advirtió sobre una cultura que ignora a Dios

  • 26 de abril, 2022
  • Posadas (Misiones) (AICA)
"Algunas de las consecuencias de este secularismo se expresan tanto en actitudes personales como en vivencias comunitarias", aseveró monseñor Juan Martínez.
Doná a AICA.org

El obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, recordó que a la Iglesia de los primeros tiempos “no le faltaban” problemas y desafíos, al subrayar que aquellos cristianos “padecieron persecución, calumnias, y algunos de ellos dieron testimonio hasta las últimas consecuencias entregando su vida en el martirio”.

“La Iglesia de entonces y la de ahora, sigue con la misma misión de anunciar al Cristo Pascual. Cada tiempo tiene sus propios desafíos. En nuestros días también hay persecuciones y en muchos lugares del mundo siguen multiplicándose mártires”, aseguró. 

El prelado posadeño citó una noticia publicada en AICA sobre la persecución de los cristianos en la India, en la que se puntualizaba que se han registrado al menos 127 episodios de violencia contra los cristianos en lo que va de 2022. 

“Lamentablemente esto que pasa en la India y tantos otros casos de violencia anticristiana no se publican en casi ningún medio. Seguramente en nuestra propia Patria y en nuestra realidad, nos encontramos en la actualidad con laicos, sacerdotes y consagrados que son perseguidos o padecen distintas formas de martirio”, sostuvo.

Monseñor Martínez advirtió que “en nuestro tiempo quizá el mayor flagelo lo presenta el secularismo o sea una cultura que ignora a Dios. Algunas de las consecuencias de este secularismo se expresan tanto en actitudes personales como en vivencias comunitarias”.

“Así, por ejemplo, la indiferencia y el individualismo van impregnado nuestro estilo de vida. El ensimismamiento que se desentiende de los otros lleva a buscar un disfrute sin problemas. Esto nos vacía y conduce indefectiblemente a perder las motivaciones más genuinas y, en definitiva, a perder el sentido de la vida, sometiéndonos a vivir sólo el momento”, afirmó. 

“La insatisfacción convive y crece en quienes logran ganar más espacios, sumar más placer, tener o poder, prescindiendo de los demás. Este aspecto de nuestra realidad es todo lo contrario a la propuesta que tratamos de vivir en este tiempo pascual”, concluyó.+

NOTICIAS RELACIONADAS