Viernes 22 de octubre de 2021

El obispo de Bariloche reclamó "respeto y consideración" hacia los lugares sagrados

  • 6 de noviembre, 2020
  • San Carlos de Bariloche (Río Negro) (AICA)
Violento ataque a una iglesia en El Bolsón, perpetrado por un grupo identificado como mapuches que escaparon sin ser detenidos
Doná a AICA.org

“Entendiendo el respeto que algunos miembros del Pueblo Mapuche piden para sí, no obstante, la Iglesia también reclama respeto y consideración por un lugar sagrado para los católicos, como es un Templo, teniendo en cuenta que el Obispo permanentemente ha escuchado y dialogado con cuantos han acudido a él ”, indica el comunicado, dado esta tarde, firmado por el obispo de San Carlos de Bariloche, monseñor Juan José Chaparro y el Colegio de Consultores diocesanos, tras el ataque violento contra una iglesia de la localidad rionegrina de El Bolsón.

“El Estado Nacional debe asumir –impostergablemente- la responsabilidad que le corresponde de solucionar los conflictos que surgen de los reclamos de los pueblos originarios, que aparecen en muchos lugares del territorio nacional, no solo en la Patagonia, reconociendo, en los casos que así corresponda, los derechos legítimos, diferenciándolos de los que no pueden serlo y poniendo en movimiento inmediatamente los mecanismos legales para que esos derechos legítimos puedan efectivamente ejercerse”, se lee en el texto del comunicado.

En la tarde del viernes 6 de noviembre, un grupo de unas 12 personas identificado con una agrupación mapuche ingresó violentamente a la parroquia Nuestra Señora de Luján, en El Bolsón, golpearon al padre fray Ricardo Cittadini OFM que está a cargo de la parroquia y tomaron de rehén a otro miembro de la Orden franciscana mientras ensuciaban y rompían imágenes sagradas y mobiliario de la iglesia. Finalmente huyeron sin ser detenidos por la policía.

El intendente de la localidad, Bruno Pogliano, informó que la parroquia “fue usurpada por un grupo autodenominado mapuche, agredieron a fray Ricardo y tomaron como rehén a otra persona que pertenece a la comunidad religiosa”.

El planteo de ese grupo violento y sacrílego está relacionado con la orden de desalojo que dispuso el juez de garantías Martín Arroyo sobre el predio que la agrupación autodenominada mapuche Winkul Lafken Mapu ocupó hace un tiempo en Villa Mascardi.

La irrupción de los agresores se produjo horas antes de una audiencia por realizarse en la ciudad de San carlos de Bariloche donde la defensa del grupo mapuche de Villa Mascardi apelará el fallo del magistrado.

No obstante, la ejecución de la orden judicial quedó pospuesta por pedido del obispado de San Isidro, titular del predio usurpado hasta que se garanticen todas las medidas de seguridad, tanto para los usurpadores como para los efectivos de la fuerza de seguridad que deban llevar adelante la medida.

La parroquia agredida está ubicada en pleno centro de la localidad de la comarca andina de El Bolsón, a 120 kilómetros de San Carlos de Bariloche.

De acuerdo con los primeros datos que trascendieron en relación al hecho, dos mujeres pidieron autorización para ingresar al baño de la parroquia y una vez allí dejaron entrar al grupo de vándalos que sorprendieron y agredieron al sacerdote y a otra persona de la congregación que estaba en el interior del templo.

Antes de huir, los mapuches colgaron una bandera argentina manchada con pintura roja en una de las ventanas de la parroquia.

Comunicado del Obispado de San Carlos de Bariloche
"En el día de la fecha, 6 de noviembre de 2020, un grupo de personas que se identificaron como pertenecientes al Pueblo Mapuche, han irrumpido en la parroquia Nuestra Señora de Luján, de El Bolsón. Lamentamos sinceramente los hechos y nos solidarizamos con nuestros hermanos franciscanos y con la comunidad de fieles católicos.

“Ningún tipo de violencia, ni en los reclamos ni en las respuestas a ellos, no es nunca, ni lo será, una solución, sino un agravamiento de los conflictos existentes. La primera víctima de la violencia es la paz y la concordia entre las personas (comunicado del obispado de San Carlos de Bariloche del 26 de noviembre de 2017).

“Entendiendo el respeto que algunos miembros del Pueblo Mapuche piden para sí, la Iglesia también reclama respeto y consideración por un lugar sagrado para los católicos, como es un templo, teniendo en cuenta que el Obispo permanentemente ha escuchado y dialogado con cuantos han acudido a él”. (comunicado del obispado de San Carlos de Bariloche del 25 de abril de 2018). Nos provoca mucho dolor los daños realizados en el interior del templo.

"El Estado Nacional debe asumir –impostergablemente- la responsabilidad que le corresponde, de solucionar los conflictos que surgen de los reclamos de los pueblos originarios, que aparecen en muchos lugares del territorio nacional, no solo en la Patagonia, reconociendo, en los casos que así correspondiere, los derechos legítimos, diferenciándolos de los que podrían no serlo y poniendo en movimiento inmediatamente los mecanismos legales para que esos derechos legítimos puedan efectivamente ejercerse.

Es la añeja renuencia del Estado Nacional a cumplir con esta responsabilidad, la permanente promotora de los conflictos que todos los días crecen y se intensifican.

Ello implica, necesariamente, la implementación de la Ley 26.160. "Creemos en el diálogo, como constructor de puentes, que acerca posiciones, permite el mutuo conocimiento y la compresión de las diversas posturas." (comunicado del obispado de San Carlos de Bariloche del 26 de noviembre de 2017).

Desde nuestra fe suplicamos a Dios Nuestro Padre, nos inspire a todos, sentimientos de justicia y de paz”.+