Martes 21 de septiembre de 2021

El nuncio apostólico impondrá el palio arzobispal a Mons. Fenoy

  • 17 de abril, 2019
  • Santa Fe
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor Sergio Fenoy, recibirá este miércoles el Palio Arzobispal, de manos del nuncio apostólico, monseñor León Kalenga Badikebele. Será durante la misa crismal, que se celebrará en la catedral metropolitana de Todos los Santos a las 19.
Doná a AICA.org
En el marco de la misa crismal, que se celebrará este miércoles a las 19 en la catedral metropolitana de Todos los Santos, el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor Sergio Fenoy, recibirá el palio arzobispal de manos del nuncio apostólico, monseñor León Kalenga Badikebele.

A exactamente un año de su nombramiento como arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, sucediendo en el cargo a monseñor José María Arancedo, quien presentó su renuncia por edad, monseñor Fenoy se prepara para vivir la primera Pascua junto al pueblo de Dios santafesino.

En ese marco, explicó que el palio "es una insignia litúrgica que señala al arzobispo como responsable de su diócesis, y fundamentalmente como signo de la comunión con el Papa", que le fue entregado por Francisco durante la celebración eucarística del viernes 29 de junio de 2018 en la basílica de San Pedro, del Vaticano, en la solemnidad de San Pedro y San Pablo.



¿Qué es el palio?
El palio es una banda de lana de unos seis centímetros de ancho, de forma circular, que se coloca sobre los hombros de un arzobispo.

Cuenta además con dos tiras de lana del mismo grosor por 36 centímetros de largo que cuelgan una sobre el pecho y la otra sobre la espalda, ambas tiras tienen una placa de plomo forrada con seda negra.

Este elemento está adornado con seis cruces bordadas en seda negra, que recuerdan las diócesis suburbicarias de Roma de las cuales el Papa es el metropolitano.

La lana con la que se confeccionan los palios es tomada de dos corderos de pocos meses de nacidos que se crían en el monasterio de Tre Fontane, lugar donde fue martirizado San Pablo. Los corderos son llevados el 21 de enero, memoria litúrgica de Santa Inés, a las religiosas de la iglesia de Santa Inés, en Roma.

Durante la celebración litúrgica de la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el 29 de junio, el Pontífice impone el palio a los nuevos arzobispos metropolitanos, significando así la estrecha relación del Papa con cada uno de los metropolitanos y de éstos con las diócesis de su provincia eclesiástica.

El simbolismo más fuerte es el obispo "Buen Pastor" que lleva en hombros a la oveja.+