Jueves 19 de mayo de 2022

El mejor propósito para Año Nuevo: conocer a Jesús en los Evangelios

  • 31 de diciembre, 2021
  • Los Ángeles (Estados Unidos) (AICA)
El presidente del episcopado norteamericano animó a los fieles a proponerse la lectura diaria del Evangelio como uno de los propósitos del Año Nuevo.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Los Ángeles y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), monseñor José Horacio Gómez Velasco, animó a los fieles a proponerse la lectura diaria del Evangelio como uno de los propósitos de Año Nuevo, para conocer realmente a Jesús y acogerlo en sus vidas.

Monseñor Gómez Velasco señaló que “al pasar la página y comenzar un nuevo año de gracia, mi oración para todos ustedes es que entren en una amistad más profunda y cercana con Jesús”.

El arzobispo animó a los fieles a adoptar un nuevo hábito en 2022, comenzando a leer los Evangelios “de principio a fin”, una parte todos los días.

“Comience con el Evangelio según San Mateo, capítulo 1, y continúe leyendo todos los días hasta llegar al final del Evangelio de Juan. Luego comienza el proceso nuevamente”, agregó.

Monseñor Gómez Velasco indicó que, si se lee un capítulo diariamente, en 89 días se puede completar todos los Evangelios, y resaltó que incluso “si se lee menos a diario, el punto es pasar tiempo con Jesús todos los días y conocer su historia”.

“Si abrimos nuestro corazón a Jesús -subrayó el arzobispo de Los Ángeles- todos los días en los Evangelios, con el tiempo Él nos ayudará a llegar a una comprensión más profunda de nosotros mismos”.

“Necesitamos pedirle la humildad que nos permita cuestionar nuestras suposiciones y motivaciones, desafiarnos”, resaltó.

“Cuanto más tiempo pases con Jesús, más te volverás como él: más compasivo y amoroso, más paciente y misericordioso. Encontrarás más amor en tus relaciones, una nueva paz en tu corazón”, remarcó.

Finalmente, monseñor Gómez Velasco alertó que los medios de comunicación hacen la competencia “por lo que pensamos y cómo ocupamos nuestro tiempo”, por lo que animó a que este año “resolvamos llenar nuestro corazón y nuestra mente, no con entretenimiento, juegos o distracciones, sino con la vida de Jesucristo”.

“Pidamos a nuestra Santísima Madre María que nos ayude a guardar todas las cosas de Jesús –sus palabras, sus acciones, las escenas de su vida– y a meditarlas y reflexionar sobre ellas en nuestro corazón, como lo hizo ella”, concluyó.+