Lunes 17 de junio de 2024

El enviado del Papa entrega un mensaje de paz y esperanza en Belén

  • 23 de diciembre, 2023
  • Belén (Tierra Santa) (AICA)
El cardenal Krajewski pasará la Navidad en Tierra Santa a petición de Francisco. El ñimosnero papal contó sus primeras impresiones luego de mantener varios encuentros con la población local.
Doná a AICA.org

“Se necesita un gran corazón para dar espacio al dolor y revestirlo de esperanza, cuando todo -un hogar, un afecto, una vida- ha perdido de repente la seguridad y la calidez, y la incertidumbre llena de miedos se convirtió en la nueva normalidad”, expresó el cardenal Konrad Krajewski, enviado por el Papa a Tierra Santa

Después de innumerables visitas a la zona de guerra de Ucrania, el limosnero apostólico lleva ahora el abrazo navideño y la ayuda del Papa a otro importante frente de guerra, que ha sumido a la Franja de Gaza y a toda Tierra Santa en la oscuridad de otra tragedia desde el 7 de octubre.

"Hablé con algunos jóvenes que escaparon, una joven perdió doce familiares. Hemos rezado juntos, tristes, pero no sin esperanza", contó el cardenal polaco a los medios vaticanos sobre la jornada transcurrida entre la gente y las realidades eclesiales de Belén

El Papa Francisco lo envió "como signo de su cercanía en el sufrimiento", y el Limosnero "rezará por la paz en estas fechas navideñas, junto con el patriarca latino de Jerusalén, el cardenal Pierbattista Pizzaballa, y la Iglesia local

Llevar la atención del Papa a los orfanatos
El primer día de la misión papal del cardenal Krajewski comenzó en Belén, adonde llegó a las 2 de la madrugada del viernes; luego se lo vio de rodillas en la basílica de la Natividad a primera hora de la mañana, tras lo cual inició inmediatamente el recorrido por la ciudad con el párroco de Gaza, padre Gabriel Romanelli.

"Fuimos a tres orfanatos", contó el cardenal. "Allí se cuida incluso a los recién nacidos sacados de la calle, entre ellos dos niños que trajeron las monjas ayer mismo".

El enviado del Papa pasó un tiempo con ellos,  para orar juntos. "También les dejé una ayuda tangible del Santo Padre, porque viven en grandes dificultades", reveló.

Después, hizo una parada para almorzar en Belén, en el seminario del Patriarcado Latino de Jerusalén, donde viven y estudian 38 seminaristas.

'Una reunión muy difícil'
Por la tarde,  mantuvo una "reunión muy difícil". En efecto, el cardenal Krajewski conversó con cuatro personas, relativamente jóvenes, que se acercaron a hablar con él, las cuales tuvieron la suerte de abandonar Gaza antes de que comenzara el infierno, aunque todos sus familiares se quedaron atrás.

"Una joven perdió a 12 miembros de su familia", dijo. "Vinieron a contar cómo están las cosas, para poder contarle al Santo Padre todo el infierno que hay allí. Falta agua, falta luz, y las personas que se quedan dentro de la iglesia son casi 600.

El cardenal Krajewski dijo que oró junto con ellos, "ciertamente muy triste, pero no sin esperanza".

Belén, una sola entrada
El cardenal pasó todo el día en la tierra donde nació Jesús y donde, hoy, todos los movimientos deben realizarse con cautela y bajo estricta observación.

"Podíamos entrar solo por un lado, por la única entrada, porque los palestinos no pueden salir de Belén; tienen que quedarse en la ciudad", relató.

El sábado, afirmó el cardenal Krajewski, "vveremosadónde podemos acudir para apoyar a las distintas comunidades religiosas y a los sacerdotes que operan en esta situación tan difícil".

Dijo, además, haberse reunido también con el obispo greco-católico. "Hablamos sobre cómo podemos aumentar la ayuda".

Dado que la Navidad en Tierra Santa este año debe celebrarse sin luces, la única luz que calienta e indica una dirección es la luz de la cercanía, tal como la expresó con sus actos el Limosnero del Papa.+