Sábado 25 de septiembre de 2021

El Centro Pastoral San Ignacio de Loyola celebró a su patrono e inauguró instalaciones

  • 3 de agosto, 2021
  • San Luis (AICA)
El obispo de San Luis, monseñor Gabriel Barba, presidió el 31 de julio en el predio del Centro Pastoral San Ignacio de Loyola, donde se construirá el templo, la misa en honor del santo patrono.
Doná a AICA.org

La comunidad de San Luis celebró el 31 de julio a San Ignacio de Loyola, con una misa presidida por el obispo, monseñor Gabriel Barba.

La Eucaristía fue celebrada al aire libre, en el Centro Pastoral San Ignacio de Loyola, que se encuentra en construcción, y fue ocasión para inaugurar el salón que con la ayuda de la comunidad fue construido en el predio.

En su homilía, el prelado se centró en la carta de Pablo a los cristianos de Corinto, en la que exhorta a que “cualquier cosa que hagan, háganlo todo para la gloria de Dios”. Esta invitación, consideró el obispo, San Ignacio de Loyola no sólo la meditó y la razonó: la puso en práctica, porque “supo hacer visible, presente, real y actual el Evangelio de Dios”, siendo un verdadero soldado de Cristo.

Los santos, señaló monseñor Barba, son intercesores ante Dios, “pero sobre todo son modelos de vida. El gran modelo de Jesús es el que nos marca el camino y de quien nosotros seguimos sus pasos. Jesús y muchos santos, han entendido lo que dijo Jesús y lo han vivido, lo han puesto en práctica. Y hoy nosotros celebramos el don de Dios que fue la vida de San Ignacio de Loyola, y lo celebramos a él como patrono, que lo es para mucha gente a lo largo de todo el mundo, y particularmente para esta comunidad naciente”.

“Desde hace muchos años y con poquitas personas que se juntaban aquí para rezar, con la oración de aquellos pioneros, de aquellos primeros, con el trabajo de mucha gente esta comunidad se va construyendo y también el edificio va tomando forma”, destacó el obispo.

“Cuando vine la vez pasada, la primera misa que celebré acá, estábamos lejos de tener esta hermosa construcción y sin duda hoy hemos avanzado mucho, y algún día, Dios quiera que no falte mucho, también celebraremos la misa bajo techo en el propio templo”, anheló.

“Pero lo importante es la primera construcción, que es la construcción de la comunidad, la construcción de la Iglesia que se hace siguiendo los pasos de Jesús, que se hace entre todos, que se hace siendo partícipes, que se hace recibiendo la gracia y transmitiéndola a los demás”, consideró.

Y reflexionando sobre el Evangelio, afirmó: “Si no fuésemos capaces de amarnos, si no hay amor, no hay una construcción de una familia, no hay una construcción de una vida cristiana. El amor fundamental, lo que nos está diciendo Lucas en este Evangelio, recordando lo que había enseñado Jesús, es que el amor de Dios y el amor a Dios es el que sostiene todo lo demás y es el que nos va a enseñar a amar en serio, a amar gratuitamente”, aseguró.

“Hoy a nosotros nos toca aquí en San Luis, en tierras puntanas, ser testigos de Cristo, para que también en nuestra vida, en nuestras acciones aquí en San Luis, llevemos a la mayor gloria de Dios,  tomando la cruz y sabiendo que para poder seguir a Jesús hay que cargar la cruz”, como lo hizo San Ignacio de Loyola, animó el obispo.+