Lunes 24 de enero de 2022

El Celam hace un balance del impacto de "Querida Amazonía"

  • 12 de febrero, 2021
  • Bogotá (Celam) (AICA)
"Pese a las dificultades y situaciones que todavía estamos viviendo con la pandemia, se han dado pasos significativos en llevar a la vida los sueños del Papa", afirmó el presidente del Celam.
Doná a AICA.org

El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Miguel Cabrejos, arzobispo de Trujillo (Perú), hizo un recuento de los alcances que tuvo la exhortación postsinodal Querida Amazonía, que el papa Francisco publicó el 12 de febrero de 2020.  

“A pesar de las dificultades y situaciones que todavía hoy estamos viviendo con la pandemia, se han dado pasos significativos en llevar a la vida los sueños del papa Francisco y las propuestas del documento final del Sínodo”, destacó en un videomensaje.

El prelado peruano señaló entre los frutos de este camino sinodal la conformación de la Conferencia Eclesial de la Amazonía (Ceama) como la Asamblea Eclesial de Latinoamérica, la primera en su clase, a la luz de Aparecida: Memoria y Desafíos.

Al referirse al Ceama, el obispo la definió como “una expresión orgánica que sirve para llevar adelante la mayoría de las propuestas concretas del proceso de discernimiento del Sínodo Amazónico y puedan sostenerse en el tiempo” y afirmó que el Celam está "profundamente comprometido y agradecido de acogerla”.

Sobre la I Asamblea Eclesial, monseñor Cabrejos dijo que “es muy importante reconocer lo que dijo el papa Francisco en estos días, que no se puede estar dentro de la Iglesia y de su Magisterio si no se acoge y se asume el Concilio Vaticano II”.

“Es la contribución de esta Iglesia regional a la Iglesia universal, pero a la luz de sus propios desafíos con una clara dinámica de ampliar la perspectiva de participación del Pueblo de Dios”, añadió.

Monseñor Cabrejos suscribe lo dicho por el pontífice en su mensaje de lanzamiento de la I Asamblea Eclesial: “Romper con la perspectiva de grupos aislados, de élites ilustradas, y es mejor asegurar la participación de todo el pueblo santo de Dios”.

“Esto es claramente el lenguaje de la Episcopalis communio, donde se afirma el ‘sensus fidei’ del pueblo de Dios, es decir, su sentido de fe. Y a partir de ahí se proyecta entonces una asamblea inclusiva, amplia, que tiene claros procesos sinodales, no sólo en el discurso, sino a partir de la metodología de escucha, que ella va a llevar”, concluyó.+