Viernes 12 de agosto de 2022

El arzobispo de Managua recordó el atentado a la catedral

  • 3 de febrero, 2021
  • Managua (Nicaragua) (AICA)
Seis meses después están intentando restaurar la antigua imagen de la Sangre de Cristo, que hoy se encuentra muy deteriorada debido al incendio
Doná a AICA.org

El arzobispo de Managua (Nicaragua), cardenal Leopoldo Brenes, recordó los seis meses del atentado que destruyó parte de la capilla de la catedral de la Inmaculada Concepción, donde se custodia la antigua imagen de la Sangre de Cristo.

El 31 de julio de 2020 un desconocido ingresó a la capilla de la Sangre de Cristo, ubicada en la catedral de Managua, y lanzó una bomba incendiaria que dañó severamente el recinto y a la consagrada y venerada imagen de la Sangre de Cristo, un crucifijo de 382 años ante el cual San Juan Pablo II se arrodilló en su segunda visita a Nicaragua el 7 de febrero de 1996.

Apenas ocurrido el ataque, el purpurado nicaragüense dijo que el bombardeo se trató de “un acto de profanación totalmente condenable, por lo que debemos permanecer en constante oración para derrotar a las fuerzas malignas”. El atentado ocurrió en medio de hechos de violencia contra varias parroquias del país, que incluyó robos y profanaciones.

Seis meses después, en la misa celebrada el pasado 31 de enero, el cardenal Brenes recordó con tristeza el lamentable atentado, pero aseguró que "la fe en Jesucristo no puede ser destruida con este tipo de agravios, porque está grabada en el corazón del hombre".

“Con mucha tristeza a diario recordamos ese lamentable atentado contra la preciosa y consagrada imagen de la Sangre de Cristo. Sin embargo: ‘Alguien podrá echar al fuego toda las Biblias del mundo y sin embargo, la Palabra no se va a perder y se podrá nuevamente escribir, porque esa palabra quedó grabada en el corazón”, expresó el arzobispo recordando la reflexión del Papa en su catequesis.

También se refirió a “la persona o las personas que planificaron ese atentado” y dijo que, aunque “pensaron que destruyendo nuestra venerada y consagrada imagen la fe en Jesucristo se perdía”, “nuestra fe en Jesucristo no está pegada en la frente con saliva”.

“Nuestra fe en Jesucristo, y que fortalecemos a través de las imágenes, está grabada en lo más profundo del corazón; y lo que está grabado en el corazón nada ni nadie lo podrá apartar, nada ni nadie lo podrá robar, porque el corazón es como esa caja fuerte que guarda celosamente los secretos y los misterios de Dios”, subrayó.

El arzobispo de Managua también anunció que, con el apoyo de un instituto técnico de restauración de la arquidiócesis de Guatemala, están avanzando los estudios respectivos para que se logre restaurar la antigua imagen de la Sangre de Cristo, que hoy se encuentra muy deteriorada debido al incendio.

“Estamos trabajando y haciendo las consultas para la restauración de la imagen. Hemos tenido el apoyo del arzobispo de Guatemala, de la comisión que está haciendo los estudios. Ya se mandó un material para que ellos vayan analizando bien la imagen, como también el daño que sufrió la imagen”.

Finalmente, el cardenal Brenes llamó a los fieles a continuar rezando para que pronto puedan tener en buen estado la venerada imagen, que tanto ayudó durante siglos a que los nicaragüenses se acerquen a Jesucristo.

“Sigamos orando para que, Dios mediante, nuestros ojos visibles puedan contemplar nuevamente esa bella imagen que continuará llevándonos al encuentro personal con Jesucristo”.+