Miércoles 10 de agosto de 2022

El arzobispado de Lima inició la causa de beatificación del misionero Luigi Bolla

  • 30 de septiembre, 2021
  • Lima (Perú) (AICA)
Originario de Italia y fallecido en 2013, este sacerdote salesiano decidió permanecer integrado en la comunidad Anchuar para llevar el Evangelio a los lugares más alejados del país andino.
Doná a AICA.org

La Iglesia en Perú dio inicio al proceso de beatificación y canonización del sacerdote salesiano Luigi Bolla, tras la celebración de la ceremonia oficiada por monseñor Carlos Gustavo Castillo, arzobispo de Lima.

Durante la celebración, el prelado peruano destacó la cercanía del padre Bolla con los pueblos indígenas, lo que le permitió "conocer su pensamiento y realidad para entregarse con generosidad a la comunidad".

"El padre Bolla supo entender la sintonía que hay entre el Evangelio y lo que el pueblo Achuar tenía. Él supo entrar en lo más hondo de la lengua y del corazón de la gente. Que este ejemplo nos permita intervenir en nuestra sociedad en un momento difícil y complejo, para comprender el gran desafío que tenemos de que el amor reine por medio del Espíritu de Dios de forma gratuita y generosa"

Tras el inicio de la causa de beatificación, el Tribunal encargado de llevar a cabo el proceso comenzará a escuchar los diversos testimonios de quienes conocieron al salesiano y su obra, con el objetivo de recopilar pruebas que contribuyan a conocer más profundamente su figura. 

Además, la investigación permitirá conocer el ejercicio de sus virtudes y los posibles milagros atribuidos a su intercesión.

Un misionero comprometido con la evangelización de los indígenas
Originario de Italia y fallecido en 2013, el padre Bolla decidió permanecer integrado en las comunidades Shuar y Anchuar -ambas asentadas en la selva amazónica- para llevar el Evangelio a los lugares más alejados y recónditos del territorio peruano.

Al hablar de su vocación sacerdocio, Bolla siempre explicaba que había sentido una voz interior que lo llamaba a entregarse a Cristo como presbítero: "Mientras entrábamos a la capilla escuché una voz que me decía: 'Tú también, como tu hermano, podrías ser sacerdote. Serás misionero entre los pueblos de la selva. Comunicarás mi Palabra'"

También se refirió en ocasiones a su labor consagrada al anuncio del Evangelio, declarando que "la vocación misionera es un don extraordinario que el Señor da y nunca en la Iglesia debería morir".+