Sábado 3 de diciembre de 2022

Diez frailes dominicos de Argentina, Chile y Ecuador hicieron su primera profesión

  • 8 de febrero, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
Tras un año de preparación y otro de noviciado, tres frailes argentinos, tres chilenos y cuatro ecuatorianos hicieron su primera profesión en Mar del Plata.
Doná a AICA.org

“Una gran fiesta para la familia dominica y para toda la Iglesia”, expresó el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, al presidir, el domingo 6 de febrero en la capilla del convento San Martín de Porres, de la Orden de los Predicadores, la celebración eucarística en la que, tras un año de preparación y otro de noviciado, diez frailes dominicos -tres argentinos, tres chilenos y cuatro ecuatorianos- hicieron su primera profesión.

Los frailes que hicieron su primera profesión religiosa son: Francisco Fidel Roco Vásquez, Marco Atonio Encalada Maza, Martín Ariel Cescutti, Cristian Reinaldo Ayala Cajas, José Antonio Poblete Laval, Víctor Alejandro Lino Escalante, Cristian Wilfrido Illanes Illanes, Pedro Francis Cobo, Lucas Ezequiel Borda y Juan Diego Labrín Zapata OP.

Monseñor Mestre agradeció la presencia de los familiares, amigos y frailes presentes en la Asamblea, acompañando a “estos muchachos que hoy dan un paso importantísimo”, como así también agradeció a los que siguen la celebración a través de las redes sociales y, sobretodo, “a aquellos que acompañan a través de la oración y se hacen presentes para abrazar este momento fuerte de la Iglesia, de consagración y de fe que juntos vamos a celebrar”.

Junto con el obispo, concelebró el provincial de la Argentina y Chile, Fray Juan José Baldini y el prior provincial de la provincia Santa Calina de Siena de Ecuador, Fray Antonio Cabrejas. 

En la homilía, al comentar el Evangelio del día, que narra la pesca milagrosa de Jesús, Fray Baldini animó a los nuevos profesos a seguir el ejemplo de los apóstoles que, confiando en Jesús, “echan las redes”. El provincial de la Argentina y Chile exhortó a los frailes a confiar en el Señor que “se acercó a la orilla donde estaban”, y a dejarse “habitar por su Palabra”.

“Que la Palabra del Señor resuene en lo más profundo de ustedes. Que la Palabra del Señor, con toda su riqueza, habite la barca de la propia vida, de su propio corazón, por la obra que está por comenzar”, expresó.

Antes de concluir la celebración, el superior de la casa San Martín de Porres, Fray Mariano Liebana, dio gracias por la presencia del obispo, y por poder “expresar nuestra eclesialidad y presencia en la diócesis de Mar del Plata”.

Dirigiéndose a los nuevos profesos, agradeció a sus familias “porque han aceptado el camino de sus hijos que, con plena libertad, han dispuesto de su propia vida entregándola al Señor en la consagración religiosa”.+