Lunes 21 de junio de 2021

Cristianos y taoístas: Buscar juntos la verdad en un mundo desgarrado por las guerras

  • 17 de octubre, 2016
  • Taipei (Tailandia)
El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso hizo pública, este domingo 16 de octubre, la declaración final de la Conferencia Internacional "Buscar la verdad juntos: diálogo entre cristianos y taoístas" que tuvo lugar del 15 al 16 de octubre en el templo Baoan de Taipei. "Por la gracia y la providencia de Dios ?dice el documento- esperando que los cristianos y los taoístas que se unen para el diálogo se conviertan en un faro de luz para nuestro mundo desgarrado por las guerras, el odio, la sospecha y el miedo".
Doná a AICA.org
El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso hizo pública, este domingo 16 de octubre, la declaración final de la Conferencia Internacional "Buscar la verdad juntos: diálogo entre cristianos y taoístas" que tuvo lugar del 15 al 16 de octubre en el templo Baoan de Taipei.

"Por la gracia y la providencia de Dios ?dice el documento firmado por el secretario del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y el presidente de la Fundación del templo Baoan de Taipei- los líderes, estudiosos y fieles cristianos y taoístas, se han encontrado en una reunión histórica celebrada en el templo Baoan de Taipei.

La conferencia ha concretado nuestra decisión de un diálogo que involucre al Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, a la Iglesia Católica local de Taiwán, al templo taoísta Baoan, a la Federación de las Conferencias Episcopales de Asia (FABC) y al Consejo Mundial de Iglesias (CMI).

Animados por el éxito de este encuentro, nos comprometemos a compartir el fruto de nuestro diálogo:

1) expresando profundo respeto por la tradición del otro y poniéndonos de acuerdo para entablar un diálogo sincero a nivel local, nacional e internacional.

2) haciendo hincapié en la necesidad de buscar la verdad juntos para una comprensión más profunda, para el enriquecimiento y la cooperación mutuos especialmente a través de un servicio compasivo sin distinciones.

3) reconociendo que los desafíos a los que el mundo se enfrenta están ligados a la globalización, la migración, las tensiones religiosas e interculturales y el ascenso del fundamentalismo.

4) esperando que los cristianos y los taoístas que se unen para el diálogo se conviertan en un faro de luz para nuestro mundo desgarrado por las guerras, el odio, la sospecha y el miedo.

5) concordando en enfrentar juntos los desafíos de la secularización, la crisis ecológica y el flagelo de la indiferencia.

6) subrayando la importancia de educar a los niños y niñas a respetar y apreciar su propia cultura y patrimonio, así como los de los demás.

7) promoviendo y defendiendo los valores universales, a saber, la justicia, la paz, la unidad, la fraternidad, la libertad y la armonía religiosa".+