Viernes 24 de septiembre de 2021

Consagraron los altares de dos templos dedicados a la Virgen del Valle

  • 2 de enero, 2021
  • Tinogasta (Catamarca) (AICA)
El obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, consagró los altares y dedicó los templos puestos bajo el patronazgo de Nuestra Señora del Valle, en dos barrios de la localidad de Fiambalá.
Doná a AICA.org

Con sendas misas presididas por el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, fueron consagrados los altares de los templos puestos bajo el patronazgo de Nuestra Señora del Valle, en los barrios La Ramadita y Retiro, de la localidad de Fiambalá, departamento Tinogasta, jurisdicción de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima. 

Ambas Eucaristías fueron concelebradas por el párroco, presbítero  Martín Melo, y el vicario parroquial, presbítero Javier Cisternas. Participaron autoridades municipales, encabezadas por la intendenta Roxana Paulón, y del Concejo Deliberante local; miembros de instituciones eclesiales y vecinos.

En Retiro, la celebración eucarística se llevó a cabo en la noche del miércoles 23 de diciembre, mientras que en La Ramadita fue en la mañana del jueves 24, víspera de la Navidad. Ambas celebraciones se iniciaron con la lectura de los decretos correspondientes. Luego, el obispo bendijo el agua con la que roció el templo y a los presentes.

Antes de la proclamación de la Palabra de Dios, monseñor Urbanc bendijo el ambón. En su homilía, explicó el significado de la consagración del altar y también se refirió a la importancia de defender la vida desde la concepción. Luego comenzó el rito de la dedicación del templo y la consagración del altar.

Finalmente, el prelado bendijo el sagrario donde quedó reservado el Santísimo Cuerpo de Cristo para su adoración y para llevarlo a los enfermos y ancianos. En Retiro, monseñor Urbanc también bendijo la sacristía. 

En ambas ocasiones, antes de la celebración eucarística, se concretaron los actos protocolares en los que se escucharon las palabras de representantes de la comunidad, los informes técnico y económico. En el caso de La Ramadita, la jefa comunal ofreció a la Virgen la tarea que realizó la municipalidad en la última etapa de la obra para que pudiera llegar a su término.+