Viernes 30 de septiembre de 2022

Celam: La Iglesia acompaña sueños y luchas por los derechos humanos

  • 11 de diciembre, 2021
  • Bogotá (Celam) (AICA)
Mons. Miguel Cabrejos recuerda a quienes lucharon por la igualdad y la dignidad de las personas en América Latina, e invita a "reconocernos en tanto seres humanos, como hijos de un mismo Dios".
Doná a AICA.org

El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Héctor Miguel Cabrejos Vidarte OFM, arzobispo de Trujillo (Perú), reafirma que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y de conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

En su mensaje por el Día Internacional de los Derechos Humanos, que recuerda la Declaración Universal de los Derechos Humanos firmada el 10 de diciembre de 1948, el prelado hace memoria “de los defensores de los derechos humanos en nuestro continente latinoamericano y caribeño, muchos de ellos asesinados, otros víctimas de violencias y amenazas contra su integridad y la de sus familias”, una demostración de coraje y determinación, como recordó el papa Francisco.

El Celam -agrega el mensaje-, en el camino de la sinodalidad y su opción preferencial por los más pobres y excluidos se siente, como institución, “interpelado por los dolores que padecen nuestros hermanos y hermanas en estas tierras y en estos tiempos: millones de hombres y mujeres han dejado sus familias y sus patrias por razones políticas y económicas”, como por la falta de acceso a las vacunas contra el Covid-19.

El mensaje también critica las dictaduras atroces, la degradación de la naturaleza y los millones de personas que carecen de techo, tierra y trabajo, como realidades presentes en el continente.

Ante esa realidad, monseñor Cabrejos califica este día como “una invitación a reconocernos en tanto seres humanos, como hijos de un mismo Dios”, recordando lo que nos dicen las Sagradas Escrituras. En ellas aparece la novedad del mensaje cristiano: “Amar al prójimo es amar a Dios mismo”.

Se trata de un “mandamiento nuevo” que, según el presidente del Celam, “tiene consecuencias económicas, sociales y políticas, que se expresan en los derechos humanos y también en los deberes humanos”.

El mensaje, al insistir en que “el amor al prójimo se debería reflejar en relaciones de justicia, equidad, libertad, paz y en la construcción del bien común”, cita las palabras de San Juan XXIII, en las que define esta realidad como “la defensa de los derechos y deberes de la persona humana”.

Por ello, el presidente del Celam recuerda que “la Declaración de los Derechos Humanos compromete a los Estados a respetar y hacer respetar la vida, la libertad y la seguridad de las personas”.

Como señal de esperanza, monseñor Cabrejos enfatiza el aumento de la conciencia sobre el respeto a los derechos humanos, colocando enormes expectativas “en las generaciones jóvenes y en los movimientos populares, que cada día luchan por conseguir formas de vida más humana”, algo en lo que “la Iglesia latinoamericana y caribeña los acompaña en sus sueños y en sus luchas”.

Finalmente, el prelado peruano encomienda a Nuestra Señora de Guadalupe “a los más vulnerables de la sociedad, y las intenciones de los hombres y mujeres de este continente que hacen posible una vida más justa y digna desde el respeto de los derechos humanos y la defensa de los más pobres y vulnerables de nuestra sociedad”.

Más información en www.celam.org.+