Martes 16 de abril de 2024

Los catequistas de Catamarca renovaron su misión en el encuentro anual diocesano

  • 22 de agosto, 2023
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
Participaron más de 500 representantes de los diversos decanatos de esa provincia. Las reflexiones se orientaron a revitalizar la catequesis, con estilo sinodal y desde una mirada vocacional.
Doná a AICA.org

Más de 500 catequistas -provenientes de los decanatos de la capital, el centro, el este y el oeste de la diócesis de Catamarca- participaron del Encuentro Diocesano de Catequesis, que se desarrolló en la casa de retiros espirituales Emaús el sábado 19 de agosto.

El encuentro, que se realizó con el lema “Juntos, en el Espíritu, renovamos la Catequesis", fue convocado por el equipo de la Junta Diocesana de Catequesis, loe encabezó su director, presbítero Marcelo Amaya, y contó con la presencia del obispo local, monseñor Luis Urbanc; el vicario general, presbítero Julio Murúa; y sacerdotes de distintas comunidades parroquiales, además de religiosas y laicos. 

En la antesala de la fiesta de san Pío X, patrono de los catequistas, las reflexiones estuvieron orientadas a revitalizar la catequesis, con estilo sinodal y desde una mirada vocacional.

El inicio del encuentro se dio con el ingreso de la imagen de la Virgen del Valle en brazos del presbítero Ramón Carabajal, capellán de la catedral y santuario mariano, acompañado por la animación del ministerio de música Yanai, que le puso ritmo y melodía a los distintos momentos de la jornada. Luego, el vicario general brindó las palabras de bienvenida y destacó el espíritu sinodal de la convocatoria, con el objetivo de “escucharnos y compartir con los otros hermanos que han recibido el mismo llamado, la misma vocación de ser catequistas, evangelizadores en la fe de nuestros hermanos”.

Seguidamente, el sacerdote Amaya hizo una breve explicación del esquema preparado para la jornada, e hizo hincapié en cuatro momentos: espiritualidad y vocación; los contenidos de la fe; la pedagogía y la liturgia en la catequesis; y la mirada misionera o catequesis en salida.

Por su parte, las exposiciones iniciaron con la disertación del presbítero Martín Melo, párroco de Nuestra Señora de Fátima (Fiambalá, Tinogasta), quien se refirió a la espiritualidad del catequista; mientras que el sacerdote Diego Manzaraz, responsable de la Pastoral Vocacional Diocesana, abordó la cultura vocacional, especialmente en este tiempo en que la diócesis dedica un mes a reflexionar sobre las vocaciones. Complementó esta primera parte el licenciado José Aguirre, en torno a las problemáticas actuales de la catequesis desde una mirada cristológica, antropológica y eclesiológica.

En tanto, monseñor Urbanc invitó a “aprender a escuchar a Dios, porque de Él venimos”. “Si el ser humano aprende a escuchar a Dios, tiene todo resuelto en la vida; si no, está perdido. Escuchar a la Iglesia, esa comunidad que nos acogió con el Bautismo; a los papás, como sacramento del amor de Dios; y, después, escucharse a uno mismo, porque tiene que aprender a conocerse a sí mismo”, subrayó.

En horas del mediodía, se celebró la Eucaristía, oportunidad en que los presentes ofrecieron sus intenciones en el altar, junto con las de aquellos que por distintos motivos no pudieron estar. También se pidió de manera especial por el eterno descanso de los catequistas fallecidos, algunos de los cuales fueron recordados con fotografías colocadas a los pies de la Madre del Valle.

Luego del almuerzo y la animación, se reiniciaron las disertaciones, que estuvieron centradas en la pedagogía y la liturgia, buscando renovar los métodos y estilos de los encuentros y el modo de celebrar la fe, que estuvo a cargo de Norles Marín.

La instancia formativa cerró con la conferencia del presbítero Carlos Rodríguez, párroco de la Inmaculada Concepción de El Alto, junto a su equipo de la Pastoral Misionera, quienes contribuyeron a repensar una catequesis misionera que “sale a las periferias existenciales, se acercar al hermano que sufre y está necesitado”. Como síntesis de lo trabajado, se presentó una oración de compromiso ante el Santísimo Sacramento durante la adoración eucarística.

Finalmente, la Junta de Catequesis agradeció a los catequistas y demás personas que colaboraron para preparar y llevar adelante la jornada de formación, diálogo y reflexión de quienes viven la vocación de ser transmisores y testigos de la fe en el mundo.+