Jueves 2 de febrero de 2023

Cáritas Argentina recuerda que el acceso a la vivienda es un derecho humano

  • 14 de octubre, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
Lo hizo al manifestar preocupación -junto con otras organizaciones sociales- ante declaraciones en las redes que instigan al desalojo de más de 5 millones de personas que viven en barrios populares.
Doná a AICA.org

Cáritas Argentina recuerda que “el acceso a un lugar donde vivir es un derecho humano”, al manifestar -junto con otras organizaciones sociales- su preocupación ante declaraciones que circulan por las redes sociales promoviendo e instigando al desalojo de más de 5 millones de personas que viven en barrio populares registrados en el Renabap (El Registro Nacional de Barrios Populares).

“Estos dichos públicos no solo incitan a la violencia, también vulneran derechos humanos básicos reconocidos por tratados internacionales y legislaciones nacionales”, subraya Cáritas Argentina en un documento junto con la Mesa Nacional de Barrios Populares, la organización social TECHO Argentina y la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP).

“Debido a la histórica ausencia de políticas públicas de acceso al suelo, amplios sectores de la población argentina se vieron obligados a establecerse en manera informal en tierras vacantes para acceder así a un techo, dando como resultado la existencia de 5.687 barrios populares (también llamados villas y asentamientos) donde el 89% no tiene agua potable, 98% carece de cloacas, 68% no accede formalmente a la red eléctrica”, detallan.

Las organizaciones sociales destacan que “la política de integración socio-urbana de los barrios del Renabap es una de las políticas públicas de Estado que ha cosechado un amplio consenso nacional en los últimos años”, al considerar que “pone por delante la necesidad de resolver las condiciones de la pobreza estructural de Argentina desarrollando una respuesta integral y de largo plazo”.

“Por ello, los firmantes repudiamos enérgicamente toda aquella manifestación que incite a la violencia y a la vulneración de derechos. Convocamos a seguir fortaleciendo el consenso alcanzado para profundizar una política sostenible que dé respuesta al déficit de la tierra y la vivienda”.+