Martes 30 de noviembre de 2021

Atacaron la protocatedral de Marsabit en Kenia

  • 25 de enero, 2018
  • Marsabit (Kenia)
La protocatedral de Nuestra Señora de la Consolación en Marsabit, una iglesia católica en el norte de Kenia, en la frontera con Etiopía, fue saqueada durante las violentas manifestaciones por el arresto de un predicador musulmán. La agencia Fides consignó que los manifestantes golpearon al guardia de seguridad y destruyeron la puerta de acceso, además de arrojar piedras contra la ventana del templo.
Doná a AICA.org
La protocatedral de Nuestra Señora de la Consolación en Marsabit, una iglesia católica en el norte de Kenia, en la frontera con Etiopía, fue saqueada durante las violentas manifestaciones por el arresto de un predicador musulmán, informó la agencia Fides.

El saqueo se produjo el sábado 13 de enero, cuando el equipo especial de la policía arrestó al jeque Guyo Gorsa, acusándolo de tener vínculos con los somalíes Shabaab.

Tan pronto como se supo del arresto del predicador, al menos 400 jóvenes salieron a las calles de la ciudad, tratando de impedir que el convoy de la policía donde estaba arrestado el jeque se fuera. Esto desencadenó enfrentamientos con la policía mientras los jóvenes asaltaron la estación de policía donde creían que el jeque Guyo Gorsa fue detenido.

Los jóvenes bloquearon las calles y la circulación vehicular quemando neumáticos, además de destrozar la sede de un banco comercial de Kenia.

"Cuando la policía los dispersó de allí, se dirigieron a la iglesia católica, y después de haber golpeado al guardián y destruido completamente la puerta, entraron al complejo, rompiendo las ventanas con piedras. Por suerte no consiguieron entrar en la catedral", dijo el padre Ibrahim Racho, vicario general de la diócesis de Marsabit.

El vocero eclesiástico advirtió que también tres automóviles pertenecientes a la diócesis estacionados dentro del complejo de la iglesia fueron destruidos, e informó que la policía dispersó a los manifestantes, pero sin poder evitar saqueos y hechos de vandalismo en tiendas, hoteles y restaurantes cercanos.

Tres personas fueron asesinadas y otras resultaron heridas en los enfrentamientos. En el complejo de la protocatedral solo el guardián sufrió lesiones no letales.

El padre Racho explicó que no había tensión religiosa entre cristianos y musulmanes en Marsabit.

"Antes de este episodio la coexistencia era pacífica, espero que lo que sucedió no derive en animosidad religiosa, sino solo de la ira de los jóvenes musulmanes por el arresto del jeque", advirtió.+