Martes 30 de noviembre de 2021

Asamblea Eclesial: El Card. Scherer invitó a retomar el documento de Aparecida

  • 24 de noviembre, 2021
  • Ciudad de México (AICA)
"La conversión pastoral exige el coraje de asumir actitudes nuevas", señaló el vicepresidente 1° de Celam y arzobispo de San Pablo, Brasil.
Doná a AICA.org

El arzobispo de San Pablo y vicepresidente 1° del Celam, cardenal Odilo Scherer, recordó la invitación del papa Francisco a retomar el Documento de Aparecida, “porque él contiene una riqueza muy grande, que tal vez no haya sido asumida lo suficiente”. Es tiempo de hacer balance, teniendo en cuenta las novedades de los últimos 14 años, de vivir “un proceso de conversión pastoral, una conversión misionera”, dijo el purpurado en el marco de la Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe que se viene realizando en la Ciudad de México. 

Inspirado en la cita bíblica -que iluminó las reflexiones de la Asamblea este martes 23 de noviembre-: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca: conviértanse y crean en la Buena Nueva”, el vicepresidente del Celam explicó que el proceso de conversión es necesario: volverse al Reino de Dios, hacer cambios de rumbo, en actitudes y también en la religiosidad.

El purpurado brasileño resaltó que el Papa pidió estar atentos a las “nuevas cuestiones” (eclesiales, sociales, económicas, humanitarias, políticas y culturales) que se manifiestan en el continente, que desafían la misión, y frente a las cuales la Iglesia debe ofrecer su palabra de discernimiento.

El cardenal Scherer confirmó que retomarán la reflexión sobre uno de los conceptos más importantes de Aparecida: la conversión pastoral. Allí se recomendó lanzarse, con coraje, a una verdadera pastoral de renovación misionera, ofreciendo respuestas nuevas para las cuestiones nuevas.

Para el arzobispo de San Pablo, el proceso de conversión debe ser propuesto en todo tiempo y a todas las generaciones. Se trata de un proceso personal (la persona necesita volverse para Dios enteramente) y eclesial y comunitario (volver siempre de nuevo al Evangelio), para acogerlo y anunciarlo frente a los nuevos cuestionamientos.

La Iglesia, en su conjunto, es llamada a revisarse y a renovarse, volviéndose y renovando la adhesión a Jesucristo y a su Evangelio, que es “luz, sal y levadura para la vida en cada momento, en cada situación de la historia y de la vida social”.

La conversión pastoral exige el coraje de asumir actitudes nuevas y, eventualmente, de abandonar las viejas prácticas que no producen más frutos y ya están superadas pastoralmente porque no responden a las necesidades de nuestro tiempo y a las situaciones cambiantes de la cultura.

Dimensión misionera
En su exposición, el cardenal Odilo Scherer aseguró que “la conversión pastoral exige cambiar los métodos de la pastoral, los focos, las atenciones prioritarias, el modo de hacer pastoral”. No podemos entender nuestra Iglesia como algo que ya está acabado y ya cumplió su misión. Esta misión continúa y debe ser retomada en cada nueva generación.

Además, en el documento de Aparecida, la conversión pastoral tiene una característica que debe integrar: la dimensión misionera, que está en la naturaleza de la Iglesia. “Jesús quiso que fuera así para el anuncio y el testimonio del Evangelio”, aseveró el prelado.

Finalmente, el arzobispo convocó a retomar el proceso de conversión, con respuestas nuevas frente a las nuevas situaciones de la vida pública, privada y en la vida eclesial. “Los sueños de Dios en relación a nuestra Casa Común y al medio ambiente piden de nosotros un verdadero proceso de conversión pastoral y misionera… para eso la Iglesia existe: para que participemos de la edificación de un mundo acorde al sueño de Dios”.+