Viernes 19 de abril de 2024

Arrestan al sospechoso del asesinato de monseñor O'Connell

  • 21 de febrero, 2023
  • Estados Unidos (AICA)
Carlos Medina, el esposo del ama de llaves de la víctima, fue arrestado el lunes bajo sospecha de haber matado al obispo auxiliar de Los Ángeles nacido en Irlanda.
Doná a AICA.org

La policía de Los Ángeles arrestó este lunes a un hombre de 65 años sospechoso de haber asesinado el fin de semana al obispo auxiliar, monseñor David G. O'Connell.

Monseñor O'Connell, de 69 años, fue encontrado muerto el sábado por la tarde con una herida de bala en el pecho en el dormitorio de su casa en Hacienda Heights, a unos 30 kilómetros al este del centro de Los Ángeles.

En una conferencia de prensa el lunes, el alguacil del condado, Robert Luna, anunció que se presentarían cargos contra Carlos Medina, un hombre hispano de 65 años, esposo del ama de llaves de monseñor O'Connell.

También relató que los detectives conectaron a Medina con el crimen a partir de un video de vigilancia que mostraba un vehículo en la casa del obispo en el momento del asesinato. Se encontraron armas en su domicilio de Torrance y están pendientes las pruebas balísticas. Su esposa también fue interrogada.

La policía investiga el motivo del asesinato que podría estar relacionado con dinero. Según un informante de la policía, el acusado estaba actuando de manera irracional y había hecho comentarios acerca de que O'Connell "le debía dinero".

Actualmente no está claro si el ama de llaves era empleada directamente por monseñor O'Connell o por la arquidiócesis, explicó Luna. Agregó que Medina “previamente hab{ia realizado trabajos en la residencia del obispo”.

Varios funcionarios y políticos locales hablaron en una conferencia de prensa, incluido el arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Horacio Gómez Velasco, quien conmovido, se puso a llorar y se esforzó por completar sus breves comentarios sobre monseñor O'Connell.

“Por su amor a Dios, sirvió a esta ciudad durante más de 40 años”, declaró el arzobispo, quien lo describió como “un buen sacerdote, un buen obispo y un hombre de paz que mostró compasión por los pobres, los desamparados, los inmigrantes y todos los que viven en los márgenes de la sociedad.”

“Estamos muy tristes de perderlo”, agregó, expresando su gratitud al equipo de investigación “por su arduo trabajo para detener al sospechoso”.

Un buen obispo y un hombre de paz
O'Connell nació en el condado de Cork, Irlanda, y fue ordenado para servir en la arquidiócesis de Los Ángeles en 1979, donde durante muchos años se centró en la intervención de pandillas, informó Ángelus News, una plataforma de noticias de la arquidiócesis.

Más tarde trató de negociar la paz entre los residentes y las fuerzas del orden tras el violento levantamiento de 1992 después de que un jurado absolviera a cuatro policías blancos de Los Ángeles en la brutal golpiza al afroamericano Rodney King.

En los últimos años, también encabezó los esfuerzos católicos en la región para trabajar con niños y familias inmigrantes de América Central.

Su muerte violenta ha causado conmoción y tristeza en la comunidad católica de Los Ángeles, pero también en su Cork natal.

El obispo Fintan Gavin, de la diócesis de Cork y Ross en Irlanda, dijo en un comunicado que el difunto obispo “siempre había mantenido su conexión con familiares y amigos en Cork” a través de frecuentes visitas a Irlanda.+