Miércoles 16 de junio de 2021

Argentinos producen video del Celam llamando a la esperanza en tiempos de Covid

  • 3 de junio, 2021
  • San Luis (AICA)
Un obispo y un sacerdote son los responsables de la producción audiovisual en memoria agradecida a los "Héroes de la Salud", con un contenido que invita a abrir las puertas que la pandemia cerró.
Doná a AICA.org

Un obispo y un sacerdote argentinos son el alma mater de un video en memoria agradecida a los “Héroes de la Salud” que difundió el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) y que es un canto a la esperanza en tiempo de coronavirus.

“Que el Espíritu se ponga en medio de nosotros”, es la consigna central de la producción dirigida por el obispo de San Luis, monseñor Gabriel Bernardo Barba, y que cuenta con textos autoría del presbítero Diego María Canale, párroco en la diócesis de Neuquén, y diseño y edición del Equipo de Comunicación de la diócesis de San Luis.

El video llegó a conocimiento del papa Francisco, que después de verlo animó a difundirlo.

El Celam explica que el video es una súplica en la que “estando las puertas cerradas por temor al Covid, pedimos que te pongas en medio nuestro, necesitamos tu presencia Señor, porque ella nos da paz, necesitamos ver tus heridas resucitadas, porque ellas nos traen esperanza”. 

“Se quiere hacer así referencia a la situación vivida en la Argentina en las últimas semanas, donde las celebraciones han sido virtuales y donde las medidas restrictivas del gobierno dificultan la presencia en los templos”.

Según el Celam, pretende “abrir los corazones” a fin de “transformarse en templos abiertos, escuchar al triste, consolar y rezar, son actitudes indicadas en el video, pidiendo que el Espíritu sea soplo de aire nuevo que ayude a recuperarse a quienes se sienten abatidos”.

Asimismo, indica que también se dirige a los gobernantes, “para que nunca olviden de dónde han salido y recuerden para qué han sido elegidos”, pidiendo al Espíritu fuerza para “tantos y tantas que luchan por vivir”, para “tantos hogares en duelo”, para quien se pide al Señor: “sopla tu Espíritu que consuela y acompaña”.

En el recorrido que hace por las diferentes realidades, el video recuerda a los niños, para quienes se han cerrado las escuelas. Con ellos, afirma el Celam, se pide “que aprendamos a ser mejores, para que el mañana nos encuentre distintos, más parecidos a Vos”. Tampoco olvida -agrega- a los que buscan trabajo, esperando que el Señor abra “el corazón de quienes pueden darlo”.

Con los templos cerrados, el mensaje del Celam ruega que “en cada casa, como familia, ven Señor Jesús, ven a cada hermano, sufriente, golpeado”. Se pide eso al Espíritu, que es “caricia y consuelo”, implorándole: “habita dulce huésped en esta humanidad herida y agobiada”. Ese Espíritu, que es nuestro alivio, se le pide que venga “a nuestros hermanos que se desempeñan en los hospitales y en los puestos sanitarios”, insistiendo en que “solo Tú, que eres descanso en el trabajo, aliéntalos en esas obras de fuego”.

Un Espíritu que debe llevarnos a cambiar de actitud, “a lavar nuestra cerrazón del corazón, nuestra enemistad social, riega nuestra aridez espiritual”. Para ello se le solicita: “sana las heridas que nos va provocando, ven y suaviza nuestra dureza”. También que nos enseñe “a tratarnos como Tú nos tratas”, y junto con eso a llenar “con tu calor la fealdad egoísta del corazón humano”. Es tiempo para que el Espíritu de Dios nos tome de la mano y nos muestre “nuevamente el camino”.

Más información en www.prensacelam.org.+