Lunes 27 de mayo de 2024

Jubileo por el V centenario de la primera diócesis cubana

  • 9 de noviembre, 2023
  • Santiago de Cuba (AICA)
La arquidiócesis de Santiago de Cuba celebrará un Año Santo del 21 de octubre de 2023 al 22 de octubre de 2024, y su catedral funcionará templo jubilar.
Doná a AICA.org

“Comencemos este año de Gracia, para que sea un tiempo de vida, purificación y conversión. Un período para reconectar con nuestras raíces y encontrarnos con Dios, que es el centro de nuestra existencia. Será un tiempo de gracias, de alegría en medio de las dificultades crecientes”, expresó el arzobispo de Santiago de Cuba, monseñor Dionisio García Ibáñez, al dar inicio al Año Jubilar por el V Centenario de la fundación de la diócesis de Santiago de Cuba, que fue la primera en suelo cubano.

“El Papa Francisco, atendiendo a nuestra petición, ha proclamado el período entre el 21 de octubre de 2023 y el 22 de octubre de 2024 como Año Jubilar. Además, se concederá la Indulgencia Plenaria a todos los que peregrinen durante este año a la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y pasen por la Puerta Santa”, dijo el arzobispo durante la misa de inicio del jubileo. 

Monseñor García señaló a sus fieles que colmaban el templo catedral que “este Año Jubilar nos brinda la oportunidad de volver a Dios, de buscarlo y encontrarlo si lo hemos olvidado; un tiempo propicio para buscarlo y tratar de encontrarle si no le conocemos, seguros de que no quedaremos defraudados”, y manifestó su gratitud al Señor por su presencia continua y a toda la comunidad y a los hermanos de otras comunidades cristianas que participaron de la celebración eucarística: “Gracias Señor, por estar presente en esta tierra y entre este pueblo tan diverso, pero unido por el deseo de hermandad, paz, justicia y solidaridad”.

El obispo ha enfatizado la importancia de la presencia de hermanos de otras comunidades cristianas, destacando: “Quise que estuvieran aquí, porque ellos también valoran profundamente la Palabra de Dios como guía para sus vidas. Para ellos es motivo de alegría que el mensaje se haya predicado en esta tierra durante 500 años. Tanto católicos como miembros de otras iglesias y grupos cristianos, que compartimos la creencia en Jesucristo como nuestro único Salvador, celebramos juntos estos 500 años de presencia y difusión de su mensaje. Un mensaje que siempre ha sido y seguirá siendo sinónimo de humanización, misericordia y salvación”.

La celebración conmemora un acontecimiento histórico que se remonta al año 1517, cuando se decidió fundar una diócesis en Cuba. Se eligió Baracoa, la ciudad más grande de la época. El sacerdote belga Juan Witte fue nombrado obispo, pero no pudo tomar posesión por múltiples dificultades. Él mismo solicitó que se trasladara la sede de la diócesis y, cuando se completaron todos los trámites burocráticos, la diócesis fue erigida el 22 de octubre de 1523 con el nombre de Santiago de Cuba, un evento que marcó un encuentro entre culturas y un paso significativo en la historia religiosa de la región.

“Hoy conmemoramos no solamente los 500 años de la presencia sistemática de la Palabra de Dios aquí, en esta tierra, y su arraigo en la comunidad cristiana, sino también el quinto centenario desde que la Villa de Santiago fue elevada a la categoría de ciudad. Se trata de un hecho religioso, histórico y de encuentro entre culturas que ha experimentado desafíos, virtudes y pecados a lo largo de los siglos, tanto en la época pasada como en la actualidad. Lo verdaderamente significativo es que en este lugar, hace quinientos años, comenzó la predicación de Cristo, el Señor de la vida y de la historia”.

El arzobispo concluyó con un mensaje de esperanza y unidad: “Muchos de nosotros podremos decir: yo estuve presente en el 500º aniversario de la creación de la diócesis. Aquí, en este mismo lugar, predicamos la Palabra de Dios y, gracias a Dios, no solo nosotros, sino también muchos hermanos y hermanas de muchos otros lugares, con y sin templo, porque sabemos que la Iglesia está donde está el cristiano, y allí está el Señor”.+