Viernes 30 de septiembre de 2022

ACDE denunció ataques contra la fe en la Ciudad de Buenos Aires

  • 14 de octubre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa publicó un comunicado en el que expresa preocupación por ataques a la fe ocurridos en las últimas semanas en la ciudad de Buenos Aires.
Doná a AICA.org

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), denunció que en las últimas semanas ocurrieron en la ciudad de Buenos Aires varios "ataques" a la fe y "expresiones denigrantes para los creyentes".

“Las pintadas en el frente de la catedral en ocasión de una marcha contra el gatillo fácil y la profanación de la sede de la Eparquía Maronita debieron haber sido evitados por la seguridad pública, que está para resguardar los bienes y las personas de la Ciudad de Buenos Aires”, expresaron en el inicio de la carta.

Sin embargo, consideraron "mucho más grave" la exhibición "de una supuesta muestra de arte en el Centro Cultural Recoleta y la libre interpretación de una obra de Händel presentada en el Teatro Colón, en ambos casos con expresiones denigrantes para los creyentes; ataques gratuitos proferidos, desde el Estado Municipal y sufragado por fondos públicos, a una inmensa parte de sus contribuyentes”.

Desde la asociación recordaron que el Secretario de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, tuvo que ser varias veces ratificado en su cargo por situaciones similares, como cuando festejó comer una torta con forma de Cristo crucificado en una exhibición realizada en San Isidro.

También pidieron explicaciones al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por “permitir a Avogadro que se burle de esa manera” de quienes son creyentes. “Lo que tenemos claro los cristianos es que no soportaremos más esta clase de agresiones. Mucho menos cuando se paguen o, peor aún, se promuevan con el dinero que nos fue recaudado por medio de los impuestos”, expresaron.

En los últimos días, el Consejo Directivo de ACDE hizo llegar dos cartas al jefe de Gobierno porteño, en la que solicitan que “cumpla con el cometido para el que fue elegido de brindar seguridad y garantizar el respeto que corresponde a todos y a cada uno de sus ciudadanos”.

Texto completo del comunicado
Los cristianos hemos sufrido cuatro ataques contra nuestra Fe en la Ciudad de Buenos Aires en las últimas semanas.

Las pintadas en el frente de la catedral en ocasión de una marcha contra el gatillo fácil y la profanación de la sede de la Eparquía Maronita debieron haber sido evitados por la seguridad pública, que está para resguardar los bienes y las personas de la Ciudad de Buenos Aires.

Pero mucho más grave fueron la exhibición de una supuesta muestra de arte en el Centro Cultural Recoleta y la libre interpretación de una obra de Händel presentada en el Teatro Colón, en ambos casos con expresiones denigrantes para los creyentes; ataques gratuitos proferidos, desde el Estado Municipal y sufragado por fondos públicos, a una inmensa parte de sus contribuyentes.

Los cristianos no podemos olvidar que el Secretario de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, tuvo que ser varias veces ratificado en su cargo por situaciones similares, como cuando festejó comer aquella torta con forma de Cristo crucificado en una exhibición realizada en San Isidro.

No está claro el motivo por el cual el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, permite a Avogadro que se burle de esa manera de quienes somos creyentes. Lo que tenemos claro los cristianos es que no soportaremos más esta clase de agresiones. Mucho menos cuando se paguen o, peor aún, se promuevan con el dinero que nos fue recaudado por medio de los impuestos.

En los últimos días el Consejo Directivo de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) hizo llegar dos cartas al Licenciado Rodríguez Larreta. En esta instancia, decidimos hacer público nuestro reclamo para que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cumpla con el cometido para el que fue elegido de brindar seguridad y garantizar el respeto que corresponde a todos y a cada uno de sus ciudadanos.+