Martes 9 de agosto de 2022

Abogados católicos cuestionan que se avance en la discusión de un proyecto de aborto

  • 5 de noviembre, 2014
  • Buenos Aires (AICA)
La Corporación de Abogados Católicos advirtió que si el proyecto de ley de despenalización avanza, como pretende un grupo de legisladores, se estaría frente a "un nuevo atentado al derecho más elemental e importante de todo ser humano, la vida", por lo que consideró que "no podemos ni debemos permanecer en silencio, siendo imprescindible ser la voz de miles de niños por nacer que hoy no pueden ejercer su derecho de defensa y a ser oídos". "La ley de Dios, la ley natural, la ley positiva y la propia Constitución Nacional y Tratados Internacionales coinciden en prohibir este delito. Cualquier norma del Congreso que lo permita no tendrá ningún valor jurídico, lo que así deberá ser declarado por todos los tribunales del país", sostuvo.
Doná a AICA.org
La Corporación de Abogados Católicos advirtió que si el proyecto de ley de despenalización avanza, como pretende un grupo de legisladores, se estaría frente a "un nuevo atentado al derecho más elemental e importante de todo ser humano, la vida", por lo que consideró que "no podemos ni debemos permanecer en silencio, siendo imprescindible ser la voz de miles de niños por nacer que hoy no pueden ejercer su derecho de defensa y a ser oídos".

"La ley de Dios, la ley natural, la ley positiva y la propia Constitución Nacional y Tratados Internacionales coinciden en prohibir este delito. Cualquier norma del Congreso que lo permita no tendrá ningún valor jurídico, lo que así deberá ser declarado por todos los tribunales del país", sostuvo.

En una declaración, los abogados católicos aseguraron que "mientras que los legisladores que aprueben este proyecto, habrán faltado a su juramento, dejarán fuera de toda consideración a los más indefensos y que la vida de los niños por nacer quede a merced de los agentes del aborto, dilapidando todo futuro de nuestra sociedad".

"Estos legisladores, extralimitándose, habrán dejado de lado la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que sostiene que la vida humana comienza con la fecundación", recordaron.

Texto de la declaración
Un grupo de legisladores pro abortistas intentarían modificar el Código Penal, suprimiendo el delito de aborto y admitiendo suprimir la vida de personas por nacer sin otro requisito que la solicitud de la madre en cualquier etapa del embarazo. Es decir, se sustituye una figura penal que describe un delito y su pena, por el permiso para matar, so pretexto de brindar un mayor resguardo a los supuestos derechos reproductivos y sexuales de la mujer, por ante el derecho a la vida en base solamente a argumentos que no contemplarían el sentir de la mayoría de la ciudadanía. .

Si el proyecta avanzara se estaría legitimando una conducta hasta ahora penada y adoptando una práctica que comenzó décadas atrás, cuando los conocimientos e instrumentos médicos todavía no revelaban toda su técnica en pos de la muerte de la persona por nacer. Hoy la misma ciencia nos demuestra su aberración al comprobar que efectivamente la vida humana comienza desde la concepción, como lo sostiene todo nuestro ordenamiento jurídico.

Ahora bien, este grupo de legisladores han decidido llevar adelante este proyecto en su versión más letal, intentando obtener su aprobación sin debate ni consenso, y de espaldas a la sociedad argentina, volviendo a repetir prácticas legislativas que invalidan su tratamiento al prescindir del necesario debate de una norma que dejaría sin efecto dos artículos del Código Penal y en contra de la Constitución Nacional y de tratados Internaciones (v. Pacto de San José de Costa Rica, art. 4.1., Convencion sobre los Derechos del Niño, art. 6.1.) suscriptos por la República Argentina con rango constitucional. Una vez más, muchos legisladores se ocupan de legislar no para la vida ni trabajar para paliar la situación de miles de niños desnutridos y faltos de educación que hoy nos reclaman una solución y su atención.

Estamos frente a un nuevo atentado al derecho más elemental e importante de todo ser humano, la VIDA, y ante ello no podemos ni debemos permanecer en silencio, siendo imprescindible ser la voz de miles de niños por nacer que hoy no pueden ejercer su derecho de defensa y a ser oídos.

La ley de Dios, la ley natural, la ley positiva y la propia Constitución Nacional y Tratados Internacionales coinciden en prohibir este delito. Cualquier norma del Congreso que lo permita no tendrá ningún valor jurídico, lo que así deberá ser declarado por todos los tribunales del país. Mientras que los legisladores que aprueben este proyecto, habrán faltado a su juramento, dejarán fuera de toda consideración a los más indefensos y que la vida de los niños por nacer quede a merced de los agentes del aborto, dilapidando todo futuro de nuestra sociedad. Finalmente, estos legisladores, extralimitándose, habrán dejado de lado la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que sostiene que la vida humana comienza con la fecundación (Fallos 325:303).-