Viernes 19 de agosto de 2022

200 años de la primera misa en Singapur

  • 15 de diciembre, 2021
  • Singapur (AICA)
Fue un 11 de diciembre de 1821, cuando el misionero Laurent Imbert celebró la primera misa en la isla de Singapur.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Singapur, monseñor William Goh, presidió, el pasado 11 de diciembre, la misa de clausura del jubileo por los 200 años de catolicismo en este pequeño y dinámico país de Asia. Una oportunidad para valorar el impulso misionero que trajo la fe y las aportaciones a la sociedad de la Iglesia de Singapur. 

Fue un 11 de diciembre de 1821, cuando el misionero Laurent Imbert celebró la primera misa en la isla de Singapur. El padre Imbert, declarado mártir y santo, sería martirizado años en Corea. Así, mientras se celebraba esta misa en la catedral, se celebraban también simultáneamente misas en las 32 parroquias de la diócesis y, por primera vez en la historia de la Iglesia local, todos los campanarios de las iglesias sonaron a la vez durante un minuto. 

Este gesto ponía fin a un jubileo, que con el lema “Ignite and shine with faith” (Arder y brillar con fe) ha querido que esta Iglesia joven sea más vibrante, evangelizadora y misionera.

En la misa de la catedral estuvo presente el primer ministro del país, Lee Hsien Loong, así como representantes de las embajadas de Francia y Portugal, en agradecimiento a los primeros misioneros europeos que llevaron la fe católica a Singapur. 

De su población de 5,6 millones de habitantes, alrededor de 360.000 son católicos. Cerca de 12.000 personas participaron en diversos eventos y actividades durante el festival jubilar de clausura, que se llevó a cabo del 4 al 11 de diciembre, según un comunicado de prensa emitido por la arquidiócesis.

En la oración elaborada para este jubileo se rezaba: “Nuestros misioneros fundadores dejaron su hogar y su país para que pudiéramos recibir en Singapur la Buena Nueva y tu amorosa salvación. Gracias por este don de fe y por todos aquellos que trabajaron para mantenerla viva y ardiente estos doscientos años”.+