Viernes 19 de agosto de 2022

Documentos


Domingo del Buen Pastor

Homilía de monseñor Eduardo García, obispo de San Justo, para el Domigo del Buen Pastor (25 de abril de 2021)

Doy mi vida por las ovejas
“La certeza de un amor que no defrauda”

¡Cuántas doctrinas, cuántos maestros de sabiduría o de ciencia se asoman al escenario del mundo prometiendo llevarnos hacia una realización plena...! Ahora bien, ¿quién puede liberar al hombre de la esclavitud más pesada y desconocida de la que derivan todas las demás? Proliferan por todos lados líderes prometedores de nuevos caminos, pero son pocos son los que están dispuestos a dar su vida en rescate.

Jesús lanza una denuncia en contra de los falsos pastores que desenmascara a aquellos que han separado la religión de la vida, la relación directa con Dios del compromiso vital con los hermanos. Desinteresarse por los problemas de los hombres, perder de vista la referencia social y comunitaria de la fe, es un egoísmo que nada tiene que ver con el Evangelio y convierte a los hombres religiosos y creyentes en hipócritas.

Jesús se atribuye el título de Pastor y puede hacerlo sin vueltas porque lo fundamenta en la verdad de su vida marcada por su espíritu de amor y de servicio hasta la muerte. No nos invita a seguirlo con palabras edulcoradas o con promesas de paraísos maravillosos. Tampoco nos somete bajo pena de castigo al cumplimiento ciego de una ley. Nos dice: "El que quiera seguirme, que se haga servidor de sus hermanos", y toma la iniciativa. Sólo hay una puerta que se abre a una vida verdadera y nueva: la del amor hecho servicio hasta las últimas consecuencias, hasta que duela. Él nos abre la puerta que nos lleva al Padre y por esa puerta entramos haciendo nuestra la pasión de su corazón.

Cristo no es nuestro consuelo resignado, nuestro escondite seguro de las dificultades, nuestra solución mágica. Sí, Él es nuestro aliento y fortaleza, nuestra audacia y valentía y nuestro camino claro y definitivo de plenitud. Todo lo demás serán siempre atajos, soluciones provisorias, un pequeño remiendo para tapar momentáneamente un vacío.

Es el Buen el Pastor que conduce en la verdad “dando su vida por las ovejas”. Él no se limitará a arriesgar la vida por su rebaño, Él morirá por salvarlo.

Jesús ofrece su vida para despertarnos a una vida de horizontes infinitos, llena de esperanza y de belleza.

Cristo es el Buen Pastor porque “conoce a sus ovejas”, establece con ellas, con cada uno de nosotros, una relación de amor total que personaliza, que deja existir a cada uno en su verdad y originalidad, que nos hace capaces de expresarnos plena y auténticamente a través de la entrega de nosotros mismos.

Dejarnos conducir por Él a una relación de comunión de amor con el Padre, es descubrir, ya desde ahora, la maravilla de ser realmente hijos de Dios, hermanos que se hacen cargo unos de otros, “esenciales para la vida del mundo”.

En una sociedad que enseguida agota fórmulas humanas de salvación, como pueblo de Dios somos desafiadosa ser “pastores con el pastor”; cada uno desde su lugar, desde el don recibido, cada uno con su vida a cuestas en uncompromiso fuerte para hacer de este mundo, de nuestra patria, de nuestro barrio:“Casa de Dios, Casa de todos”.

Este tiempo es difícil; y por eso necesita respuestas inéditas y que nos animemos a dejar salir la mejor versión de cada uno y de todos. Animémonos al crear, unidos al buen pastor algo nuevo. Animémonos a un pastoreo en la Iglesia que sea creíble por la fuerza de amor tierno y al servicio a todos, especialmente a los pobres y enfermos, a los que sufren por las injusticias cotidianas, a los chicos desamparados, a los ancianos solos o a aquellos que no esperan nada de la vida.

Jesús sigue vivo y sigue entregándonos su misma vida, para impulsarnos a reconocer su voz, escucharla en el clamor de nuestro pueblo, y a gastar la vida ayudando a vivir sostenidos por la certeza de un amor que no defrauda.

Pidámosle al buen Pastor este domingo un oído atento, un corazón permeable y manos generosas.

Que Dios los bendiga.

Mons. Eduardo García, obispo de San Justo
25 de abril 2021

Oración por las vocaciones

Jesús, que sientes compasión al ver la multitud
que está como ovejas sin pastor,
suscita, en nuestra Iglesia, una nueva primavera de vocaciones.
Te pedimos que envíes: Sacerdotes según tu corazón
que nos alimenten con el Pan de Tu Palabra
y en la mesa de Tu Cuerpo y de Tu Sangre;
Consagrados que, por su santidad, sean testigos de Tu Reino;
Laicos que, en medio del mundo,
den testimonio de ti con su vida y su palabra.
Buen Pastor, fortalece a los que elegiste;
y ayúdalos a crecer en el amor y santidad
para que respondan plenamente a tu llamada.
María, Madre de las vocaciones,
ruega por nosotros. Amén.