Lunes 27 de junio de 2022

El Celam animó el servicio y testimonio de las Vírgenes consagradas del continente

  • 2 de junio, 2020
  • Bogotá (Celam) (AICA)
El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), animó a las Vírgenes Consagradas de América Latina y el Caribe a seguir viviendo su consagración al servicio de Dios
Doná a AICA.org

El presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, animó a las Vírgenes consagradas de América Latina y el Caribe a seguir viviendo su consagración al servicio de Dios y de la Iglesia; ayudando con su testimonio y acción en las tareas de evangelización de las jurisdicciones eclesiásticas a las que pertenecen.



Así lo manifestó en un videomensaje por los 50 años del Ordo Virginum, recordando que el 31 de mayo de 1970 el papa Pablo VI a través de la Congregación para el Culto Divino, promulgó el rito de consagración que marcó el renacimiento del antiguo orden de las vírgenes, una de las vocaciones más antiguas en la historia de la Iglesia y cuyo carisma es el servicio como esposas y madres para los hermanos desde la oración y la acción. Es una consagración para vivir en el mundo y servir a la Iglesia desde diversos ámbitos y profesiones.



Después del Concilio Vaticano II -recuerda el Celam- y la restauración del rito, las vírgenes consagradas son mujeres que viven solas o con su familia, tienen independencia económica y el firme deseo de pertenecer a Cristo. Por eso, son en gran medida autónomas para establecer su régimen de vida, cumpliendo con las tareas que exige esta misión.



Como parte de su vocación oran por la Iglesia particular a través de la liturgia de las horas y están a disposición de los obispos para adelantar tareas específicas. En el mundo se encargan de hacer presente a Cristo en todos los escenarios de la experiencia personal y profesional; dando testimonio con una vida modesta y una actitud de auténtica alegría que permite constatar que Jesús está realmente con nosotros y cumple su promesa de acompañarnos hasta el final de los tiempos.