Domingo 28 de noviembre de 2021

La Basílica de San Pedro muestra su esplendor con una nueva iluminación

  • 30 de enero, 2019
  • Ciudad del Vaticano
Tras casi 18 meses de planificación y la instalación de un nuevo sistema de iluminación LED, la Basílica de San Pedro puede contemplarse bajo una nueva luz. El proyecto realizado a medida por la empresa Osram resalta de forma magistral todos los tesoros de la basílica más importante y con mayor historia del mundo.
Doná a AICA.org
Tras casi 18 meses de planificación y la instalación de un nuevo sistema de iluminación LED, la Basílica de San Pedro puede contemplarse bajo una nueva luz. El proyecto realizado a medida por la empresa Osram resalta de forma magistral todos los tesoros de la basílica más importante y con mayor historia del mundo.

Más de 780 luminarias especiales equipadas con aproximadamente 100.000 LEDs, y con un sistema de control inteligente que permite el crear diferentes escenarios de iluminación de forma fácil y rápida, son las encargadas de iluminar la iglesia que cuenta con un área de alrededor de 22.000 metros cuadrados.

Durante la presentación del proyecto en el aula Pablo VI del Vaticano, el cardenal Giuseppe Bertello, presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, explicó que este proyecto "ofrece un gran servicio tanto a los aficionados al arte como a la gente que acude en peregrinación a este emblema del catolicismo".

Asimismo explicó que "la iluminación de la basílica ha sido objeto de estudio desde el principio de su historia y que este proyecto "es el resultado de un meticuloso estudio durante años, lo que lo hace todavía más impresionante".

Por su parte el arcipreste de la Basílica de San Pedro, el cardenal Angelo Comastri, señaló que "la nueva iluminación responde perfectamente a las exigencias de culto, de oración y celebración, en particular cuando está presente el Santo Padre". "Sin luz la belleza se apaga. El hombre no puede vivir sin luz", subrayó.

Gracias a la nueva iluminación los mosaicos en las cúpulas de los pasillos laterales se pueden ver ahora hasta el mínimo detalle. Numerosas obras de arte que antes desaparecían en la penumbra ahora brillan en todo su esplendor.

[img]http://www.aica.org/subidas/5145.jpg[/img]

"Estamos muy orgullosos de esta obra maestra de iluminación en la Basílica de San Pedro. El proyecto demuestra cómo la historia y la alta tecnología se pueden combinar de la mejor manera posible utilizando la experiencia adecuada. Más de 500 años de historia están siendo bañados por una luz LED controlada digitalmente", declaró Olaf Berlien, CEO de OSRAM Licht AG.

La innovadora solución de iluminación LED empleada por Osram se caracteriza por una alta calidad espectral y una eficiente distribución fotométrica, que ha permitido reducir de forma significativa el deslumbramiento. Debido a su geometría especial y dimensiones compactas, las luminarias han podido integrarse de manera óptima en la arquitectura.

El número de luminarias también se ha reducido gracias a su eficiencia. Junto con el sistema de control digital, es posible un ahorro de energía hasta el 90% en comparación con la antigua iluminación.

La iluminación ha sido diseñada para enfatizar las obras maestras dentro del edificio sagrado, como los mosaicos que cubren más de 10.000 metros cuadrados, permitiendo a los visitantes observar todos sus detalles sin forzar la vista.

El sistema de control digital permite crear, seleccionar o modificar diferentes escenarios específicos. Ahora también es posible transmitir imágenes de televisión en configuraciones de alta resolución 4K u 8K.

Todo el trabajo de instalación fue realizado por la Dirección técnica de la Ciudad del Vaticano que, entre otras cosas, hizo importantes recomendaciones sobre el proyecto original en estrecha colaboración con las obras de construcción de la Catedral de San Pedro.

La Basílica de San Pedro tiene 190 metros de largo y es visitada diariamente por 27.000 visitantes. Las tres naves tienen una anchura de 58 metros cada una. La nave central mide casi 46 metros en el punto más alto de la bóveda. La cúpula tiene unos 137 metros de altura. Gracias al nuevo concepto de iluminación, cada detalle de esta obra maestra arquitectónica ahora se puede ver en todo su esplendor y belleza por primera vez desde que comenzó su construcción en 1506. +