Martes 15 de junio de 2021

Card. Turkson: la droga es un flagelo alimentado por hombres sin escrúpulos.

  • 30 de noviembre, 2018
  • Ciudad del Vaticano
"La adicción a las drogas, así como la adicción a internet, los juegos y el sexo, socavan fuertemente la libertad de la persona, que es la expresión fundamental de la dignidad de todo ser humano", expresó el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, al inaugurar este jueves 29 de noviembre, la Conferencia Internacional "Drogas y dependencias: un obstáculo al desarrollo humano integral".
Doná a AICA.org
"La adicción a las drogas, así como la adicción a internet, los juegos y el sexo, socavan fuertemente la libertad de la persona, que es la expresión fundamental de la dignidad de todo ser humano", expresó el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, al inaugurar este jueves 29 de noviembre, en el Aula Nueva del Sínodo, la Conferencia Internacional "Drogas y dependencias: un obstáculo al desarrollo humano integral".

El Encuentro, organizado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integrals e extenderá hasta el 1 de diciembre y reúne a personas comprometidas en la lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes, así como también en el campo de la prevención, educación y rehabilitación de las víctimas de estas sustancias y otras dependencias.

Al inicio de la conferencia, el cardenal Turkson, destacó el objetivo de esta iniciativa es "enfatizar el peligro de las adicciones que comprometen seriamente el uso de la facultad humana de la libertad y evitar el desarrollo de la persona en su totalidad".

El purpurado aseguró que en la actualidad hay individuos que "tienen menos conciencia de sus límites" y parecería que "las dificultades existenciales podrían encontrar una solución y una respuesta a través del recurrir a productos que podrían hacer olvidar los problemas, calmarían las inquietudes y darían la impresión de vivir una vida casi perfecta, aunque fuera irreal".

Asimismo, alertó que "la dependencia de la droga, como también la de internet, los juegos, el sexo, lastiman fuertemente la libertad de la persona, que es la expresión fundamental de la dignidad del ser humano".



Por este motivo, el cardenal Turkson remarcó que "esta plaga debe ser condenada firmemente porque es alimentada por hombres sin escrúpulos, que, cediendo a la tentación de ganancias fáciles, siembran muerte abatiendo esperanzas y destruyendo tantas familias".

El prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral explicó que este Congreso se encuadra plenamente en su misión al servicio de la persona, "especialmente del más débil", porque la vulnerabilidad de las personas con dependencias es "una ocasión para unir fuerzas y estudiar a fondo el problema, a través de la reflexión y la discusión y para compartir las mejores prácticas".

Por último, el cardenal Turkson recordó que durante estos días los participantes compartirán momentos fraternos, pero también la Eucaristía, "sacramento de unidad y reconciliación entre nosotros y con nosotros mismos", en el que principalmente rezarán "por las víctimas de las dependencias, por sus familias, por quienes los cuidan y por todos los hombres y mujeres de buena voluntad que trabajan para garantizar un mundo libre de las dependencias". +