Martes 20 de abril de 2021

Faera: "Es imprescindible que los chicos vuelvan a las aulas"

  • 4 de febrero, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El hermano Martín Digilio sostuvo que es "imperioso" retomar la presencialidad para revertir "el daño y retroceso" que sufrió la infancia, sobre todo la más vulnerable, por la crisis sociosanitaria.
Doná a AICA.org

El presidente de la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (Faera), hermano Martín Digilio FSC, aseguró que es “imprescindible” volver a la presencialidad en las aulas en el ciclo lectivo 2021, a fin de revertir “el daño y retroceso” que sufrieron los estudiantes durante el confinamiento por la pandemia.

“Hace tiempo que venimos trabajando sobre la necesidad imperiosa de volver y no se trata de un volver porque tenemos alguna finalidad oculta, o porque queremos hacer la contra. Nosotros queremos volver porque es imprescindible”, sostuvo en declaraciones a AICA.

El religioso lasallano advirtió sobre “el daño y retroceso” que sufrieron en 2020 “niñas, niños, adolescentes y jóvenes que estudian en nuestros centros educativos” y puntualizó: “Los que más sufren son los más vulnerables, los empobrecidos, los menores (de edad), los discapacitados. Todo esto hace más dramática la situación”.

El hermano Digilio rechazó las críticas de quienes perciben este pedido de presencialidad urgente como una cruzada: “No somos necios, y decimos que no debe ser de cualquier modo y a cualquier precio. Muchas veces tenemos la impresión de que nos quieren poner adentro de la lógica: ‘todos lo mismo’, y me parece que hay que distinguir y discernir situaciones y posibilidades diferentes, atendiendo principalmente las situaciones de mayor vulnerabilidad”.

“Pasar un año (lectivo) en la circunstancia que pasamos, es una locura, por la salud mental de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes”, subrayó y fundamentó: “Aquí cuando se está hablando de salud se lo hace en términos restrictivos, la salud es de toda la población y también es mental. Sin salud mental no hay salud”.

El presidente de Faera explicó que se asociaron al reclamo de padres y comunidades educativas para “propiciar el regreso a la presencialidad”, aunque pidió “no mezclar intereses” porque algunos “no son los mismo que los otros”.

“Lo que viene nos da mucha incertidumbre y nos encontramos con vaivenes, muchos de los cuales son producto de la situación internacional, pero muchos otros son por la presión de los gremios, de los sectores políticos, que quieren hacer una encerrona para que nadie avance un poco y se pongan a distancia unos de otros”, estimó, y consideró que “es tiempo dar pasos hacia adelante, siguiendo el compromiso de la generación adulta, que es la responsable de dar respuestas educativas”.

Al ser consultado sobre si el reclamo de presencialidad estaba unido a la situación de crisis que sufren muchos colegios a raíz del atraso en el pago de las cuotas tras un año de continuidad pedagógica virtual en el confinamiento, el religioso respondió: “La situación económica es compleja y hará que cierren algunos servicios educativos, pero desde nuestra perspectiva eso es lo menos grave. La mayoría de las instituciones asociadas a Faera han tenido y tienen problemas económicos serios”.

“Aún así la posición institucional es priorizar el derecho de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes; la salud de una generación que quedará marcada y estará lejos de lo que necesita el país para construir una sociedad con menos diferencias, distanciamientos y enemistades”, aseveró.

El hermano Digilio destacó que durante la crisis hubo “muchísimos docentes, de todos los niveles, condiciones, de la gestión estatal y privada, que han podido acercarse a los chicos, aun a costa de sí mismos” y se quejó de que también “hubo muchos otros que no se han movido”.

El religioso habló también de lo importante que fueron los ATP (Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción) gubernamentales para garantizar los salarios de los educadores, planteó la necesidad de un gran pacto educativo a nivel país, y lamentó que los sucesivos gobiernos vean a las escuelas de gestión eclesial como “buscando alguna ventajita” y no los convoquen a las instancias de diálogo del sector.

Informes: www.federacionfaera.org.+