Jueves 29 de septiembre de 2022

Un obispo indio renunció a su cargo para convertirse en un ermitaño

  • 8 de septiembre, 2022
  • Kerala (India) (AICA)
Se trata del primer caso en la Iglesia católica india en el que un obispo se convierte en ermitaño. Se instalará en una ermita que construyó en Nallathanni, en el estado de Kerala.
Doná a AICA.org

Monseñor Jacob Muricken, de 59 años, obispo auxiliar de la diócesis de Pala, de la iglesia siro-malabar, en el estado de Kerala, cruzó el insólito umbral -del episcopado a la ermita- en agosto de 2022, dejando su cargo para instalarse en una ermita que había construido en Nallathanni, en la diócesis de Kanjirappally, también en Kerala.

En 2017 había compartido su deseo de convertirse en ermitaño, pero ahora monseñor Muricken “tomó esta decisión tras la aprobación recibida por el Sínodo de la Iglesia siro-malabar”, manifestó a UCA News el padre Joseph Maleparampil, sacerdote de su diócesis, una semana después de la salida del prelado del episcopado.

El obispo Muricken llevaba una vida muy simple desde el inicio de su sacerdocio y en 2016 decidió donar uno de sus riñones a un hombre de 31 años perteneciente a una pobre familia hindú y explicó que su llamada es la de conducir una vida ascética como ermitaño, práctica que era común en la antigua Iglesia y que en un cierto modo se interrumpió. “Fui llamado a retomar este estilo de vida ermitaña -afirmó el obispo- y esto reforzará más a la Iglesia”.

“El ermitaño es una persona que contempla a Dios y vive completamente en unión con la naturaleza -continuó el obispo- utiliza sólo lo que le es esencial para la vida. La vida será gastada en oración, meditación, estudios bíblicos y en la escritura, lo que me permitiría conducir una vida de silencio. Una sola comida por día y será exclusivamente vegetariana, Cocinaré yo solo y utilizaré una cama y una silla de madera y piedra. No es odiar al mundo, sino enseñar a los hombres a mirar el mundo en el modo justo, fijando nuestros ojos sólo en Dios”. 

A la pregunta si tendrá oportunidad de entrar en contacto con los fieles, el obispo Jacob dijo que una vez por mes existirá la posibilidad de visitarlo, de manera controlada. Afirmó que su llamada a vivir como ermitaño es para todos y dará fruto para los fieles y para el mundo. 

Cuando una persona corriente se convierte en monje o ermitaño, no se nota mucho; pero cuando un obispo se convierte en monje, atrae la atención de mucha gente. Quizás ellos, a su vez, reflexionarán sobre la voluntad de Dios.

Tal como declaró el padre Maleparampil: “Monseñor Muricken tiene los pies tan en la tierra, que nunca usó zapatos antes de convertirse en obispo. Comenzó después de ser nombrado obispo auxiliar. Luego sigue una dieta vegetariana muy simple comiendo dos veces al día. Es una inspiración para todos nosotros” y concluyó: “Es el primer caso en la Iglesia católica india en el que un obispo se converte en ermitaño. Las oraciones del obispo ciertamente estimularán a la Iglesia católica”.+