Viernes 14 de junio de 2024

Religiosa colombiana destacó el espíritu que se vive en el aula sinodal

  • 11 de octubre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
La presidenta de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR), participó de la rueda prensa que dio detalles sobre los trabajos de los Círculos Menores.
Doná a AICA.org

“Retomar el genuino seguimiento a Jesús y beber de la fuente primigenia de la Iglesia, los Evangelios”, así definió los trabajos de la Asamblea Sinodal, la religiosa colombiana Gloria Liliana Franco, presidenta de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos/as (CLAR), participante de la Asamblea duran la rueda de prensa con los periodistas dirigido por el presidente de la Comisión para la Información y prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, en la que se informó sobre los trabajos de los Círculos Menores sobre el segundo módulo del Instrumentum Laboris.

Franco resaltó que en este Sínodo, el protagonista “está siendo el Espíritu, que en el centro está la persona de Jesús y el deseo que todos tenemos de que se hagan explícitos los valores del Evangelio”, porque “hay un deseo de realmente poder vivir al modo de Jesús, que humaniza, levanta, incluye, posibilita que el otro sea en la totalidad de su dignidad”.

La religiosa dejó muy claro que no existen agendas ocultas, puesto que “el itinerario y la bitácora del Sínodo está muy clara en el instrumentum laboris”, por ende, el contenido de “todos los diálogos, de todos los encuentros sinodales” se encuentran en este documento “con claridad ofrecido a todo el pueblo de Dios”.

Ese seguimiento a Jesús debe traducirse en compromisos. Así ha puesto en perspectiva la religiosa de la Compañía de María, quien aseguró que los padres y madres sinodales “hemos sentido el llamado ser presencia profética presencia que se compromete y hemos sentido el llamado también a unir fuerzas a crear redes a fortalecer las redes que tenemos”.

Novedades del aula sinodal
La hermana Liliana rescató el valor del método aplicado en el aula sinodal, un método de mesas redondas, que “está haciendo muy significativa la experiencia desde la conversación en el Espíritu, en las que nos reconocemos, en esa común dignidad de bautizados que todos nos tenemos, en un ambiente de respeto, de comunión, de valoración mutua”.

“Es la experiencia de encontrarnos con distintas lenguas, con otras sensibilidades, con modos diferentes de entender las distintas temáticas que vamos abordando. Es la experiencia de la construcción colectiva, de sentir que todos tenemos algo para para decir, pero sobre todo venimos habitados por los territorios de los que llegamos”, añadió.

Además, resaltó una novedad: “Todos los temas podemos enviarlos a la Secretaría del sínodo como aportaciones personales, ya no frente a uno solo como hacíamos en sínodos anteriores, sino que ahora es posible enviar aportaciones de todos los temas que se quiera”.

En ese aspecto, “como Iglesia debemos ser defensores de los derechos humanos y ser esa voz profética que genere el necesario cuestionamiento, que nos haga más conscientes a todos de esa necesidad de trabajar por un mundo mejor”.

Una Iglesia de puertas abiertas
Durante la misma rueda de prensa, que tuvo lugar el martes 10 de octubre por la tarde, el cardenal estadounidense Joseph William Tobin, arzobispo de Newark, sobre el tema del segundo módulo del Instrumentun laboris expresó que “la verdadera belleza de la Iglesia católica se hace evidente cuando sus puertas están abiertas y acogen a la gente. Esperamos que el Sínodo nos ayude a abrirlas aún más". 

"Una comunión que irradia. ¿Cómo ser más plenamente signo e instrumento de unión con Dios y de unidad del género humano?", fue el tema de debate en los Círculos Menores del Sínodo sobre la sinodalidad, lunes y martes. 

En los Círculos, los padres y madres sinodales debatieron sobre la educación, el medio ambiente, la multiculturalidad y el camino con los marginados y los migrantes. Los Círculos, en los que los miembros de la asamblea se han insertado según su libre elección, en función del tema tratado, han discutido, informó Ruffini, los subapartados del documento B, dedicado a la comunión, y presentarán los temas discutidos en la quinta, sexta y séptima congregación general durante esta semana.

Estimulado por las preguntas de los periodistas, el prefecto subrayó que en éste, su tercer Sínodo, los miembros tienen muchas más oportunidades de hablar, especialmente en los Círculos Menores. 

"Hay un gran compartir entre todos los participantes, según mi experiencia personal -dijo - que comenzó con el retiro pre-sinodal". Y el cardenal Tobin, respondiendo a una pregunta sobre si la asamblea está "pilotada desde arriba", dijo estar "confiado, porque las cosas no nos vienen de arriba, sino que es un proceso que empieza desde abajo, desde la implicación del Pueblo de Dios, y llega hasta arriba. No me siento vinculado ni esposado".+