Sábado 4 de febrero de 2023

Recordaron al jurista y filósofo Juan A. Casaubón

  • 29 de noviembre, 2019
  • Buenos Aires (AICA)
Al cumplirse 100 años del nacimiento del jurista y filósofo
Doná a AICA.org

El doctor Juan A. Casaubón fue recordado al cumplirse cien años de su nacimiento en un acto realizado en la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), donde fue profesor e integrante del núcleo inicial que sacó adelante esa casa de estudios junto a su primer rector, el obispo y filósofo tomista Octavio Nicolás Derisi.



En la ocasión, Educa, la editorial de la UCA, presentó una nueva edición del libro “Palabras, Ideas, Cosas. El problema de los universales”, que contaba con un prólogo del mismo Derisi, que señalaba que el autor de esta obra se ha caracterizado siempre, tanto en sus libros como en su enseñanza oral, “por la precisión con que presenta los problemas y sobre todo por la profundidad y claridad en las soluciones”.



El acto se realizó en un aula del edificio Santo Tomás Moro de la UCA, avenida Moreau de Justo 1400, el martes 27 de noviembre, y fue abierto por el decano de la Facultad de Derecho, doctor Pablo María Garat. Asistieron profesores y la viuda del recordado catedrático, Hemilce María Peltzer de Casaubón, junto con muchos de sus numerosos hijos y nietos.



En los Cursos de Cultura Católica y las universidades

Abogado graduado en la Universidad de Buenos Aires en 1947, Casaubon realizó estudios de filosofía y teología en los Cursos de Cultura Católica. Fue juez nacional y camarista, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y profesor en las universidades nacionales de La Plata y de Buenos Aires, en la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino y en la mencionada UCA.



En esta última casa de altos estudios fue profesor titular de Lógica, de Filosofía y de Filosofía del Derecho. Publicó varios libros y muchos artículos en revistas filosóficas, especialmente en Sapientia, publicación dirigida por Derisi y reconocida mundialmente en el ámbito del tomismo.



En el acto el doctor Félix Adolfo Lamas destacó la claridad del homenajeado en la cuestión de los universales y otros problemas filosóficos, y la contrapuso con lo que caracterizó como neotomismos y neoaristotelismos surgidos últimamente, que pretenden, dijo, sostener posiciones iusnaturalistas tratando de conciliarlas con posiciones nominalistas de la escuela analítica. Observó que así para estas corrientes no es la naturaleza humana el criterio para sostener la ley natural y consideró que falta así el fundamento metafísico.



Un maestro de la verdad

A su vez, el doctor Juan Marcos Pueyrredón trazó una semblanza personal de “un maestro de la verdad”, “varón justo de Dios”, “un testigo de Cristo y un modelo de santidad”, de quien se honró en haber sido su discípulo y amigo. Recordó que ese “gran argentino, filósofo tomista y católico ejemplar”, nacido el 16 de mayo de 1919 en Buenos Aires, donde falleció el 11 de junio de 2010, fue uno de los fundadores de la UCA, así como miembro de número de la Academia del Plata, socio de la Corporación de Abogados Católicos y de la Sociedad Tomista Argentina, de la que fue vicepresidente durante diez años.



Destacó su búsqueda desinteresada de la verdad y manifestó que sus discípulos valoraban que era de una inteligencia extraordinaria y de una memoria prodigiosa. Subrayó su humildad intelectual y su generosidad. “Jamás le escuché una palabra de más o fuera de tono o de suficiencia en un debate”, precisó, así como nunca lo vio ceder o renunciar a una posición. Se limitaba a exponer lo que pensaba con sólidos argumentos y si el contrincante se enojaba o lo descalificaba, él se quedaba callado, guardaba silencio o se sonreía. Pueyrredón dijo que no conocía a nadie que se hubiera peleado alguna vez con Casaubon. Leyó de él dos poesías: una dedicada a su mujer y la otra titulada “El gozo cristiano”.



Uno de los más grandes profesores

El doctor Jorge Portela también se reconoció como discípulo de Casaubón, de quien fue adjunto en la cátedra de Filosofía del Derecho, y afirmó que corresponde hacer justicia a uno de los más grandes profesores. Recordó su libro “Historia de la Filosofía”, una obra para alumnos de quinto año del secundario y que deberían estudiar, afirmó, los profesores titulares de Filosofía de las facultades. Subrayó su claridad de pensamiento para exponer el tema de los universales, que para los nominalistas no existen, los conceptos no corresponden a nada real. Pero observó como la realidad, las esencias de las cosas, defendida por Casaubon, se trasluce hasta en obras literarias cómo Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal, o en la inquietud manifestada por Ortega y Gasset por cómo Occidente descuidó su inteligencia en este tema.



Pablo Martín Casaubón, uno de los once hijos del recordado profesor, agradeció en nombre de su familia y subrayó algunas de sus virtudes, como la humildad, con anécdotas de la vida doméstica.



Al cerrar el acto, Garat expresó que la patria vive un momento difícil y se manifestó convencido de que deben ser marcos referenciales la familia y la Universidad. Dijo que la Facultad les prestará especial atención: a la familia como fundamento del orden social y a la institución universitaria como cultivo del saber y búsqueda de la verdad. Señaló a Casaubón como ejemplo por la familia que fundó y por su entrega al ser uno de los fundadores de la Universidad Católica.+ (Jorge Rouillon)