Miércoles 16 de junio de 2021

Profundo pesar de la Iglesia en Bolivia, tras la muerte por coronavirus del obispo de El Alto

  • 16 de julio, 2020
  • La Paz (Bolivia) (AICA)
El obispo de El Alto (Bolivia), monseñor Scarpellini falleció este miércoles 15 de julio. Estaba internado en el Hospital Sagrado Corazón en la ciudad de El Alto recuperándose de Covid?19.
Doná a AICA.org

El obispo de El Alto (Bolivia), monseñor Eugenio Scarpellini, falleció este miércoles 15 de julio. Estaba internado en el Hospital Sagrado Corazón en la ciudad de El Alto recuperándose de covid–19, sin embargo, tuvo dos paros cardiacos de los cuales no se pudo recuperar, según lo informó la Conferencia Episcopal Bolivia (CEB).

Monseñor Scarpellini fue “un pastor de la Iglesia que se destacó por su entrega a los más pobres y su lucha incansable por la justicia. Con él se lleva el cariño y gratitud del pueblo boliviano”, describió el comunicado.

En su última homilía del 12 de julio, pidió a los fieles: “escuchar y meditar en el silencio del corazón las palabras del Señor, ser fieles a Él en el camino de la conversión, ser firmes como ella en las adversidades y así dar frutos abundantes: ser discípulos misioneros de Jesús en el mundo de hoy y constructores con Él del Reino del Padre”. 

Monseñor Eugenio Scarpellini, nació en Verdellino, diócesis de Bérgamo. Italia, el 8 de enero de 1954, estudió en el Seminario “Papa Giovanni XXIII” de Bérgamo (1972-1978) donde se especializó en filosofía y teología. Fue ordenado sacerdote el 17 de junio de 1978 e incardinado en la diócesis de Bérgamo, Italia.

Se desempeñó como vicario parroquial en Boltiere y en Nembro, Bérgamo (Italia). En 1987 se formó en el Centro Unitario Misionero (CUM), en Verona, Italia.

Mons. Scarpellini llegó a Bolivia el 11 de enero de 1988 y trabajó como párroco en Nuestra Señora de Copacabana y en El Salvador, zona El Tejar, arquidiócesis de La Paz. Entre 1993 y 2000 fue ecónomo del Seminario Mayor San Jerónimo, de La Paz, y del seminario arquidiocesano entre 1995 y el 2000. A partir de ese año y por siete años, fue director general del colegio Marien Garten, en La Paz y residente de dos centros de rehabilitación para niños y adultos.

En 2004 fue nombrado director nacional de las Pontificias Obras Misionales (OMP). Dos años más tarde fue coordinador de las Obras Misionales Pontificias para América y elegido secretario general adjunto de la CEB.

El 15 de julio de 2010, el papa Benedicto XVI lo nombró obispo auxiliar de la diócesis de El Alto y recibió la consagración episcopal el 9 de septiembre del mismo año. En noviembre del 2012, en el curso de la 94º Asamblea Plenaria de Obispos fue nombrado secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana. El 26 de junio de 2013, el papa Francisco lo nombró obispo de la diócesis de El Alto.

Animador misionero incansable, uno de sus mayores compromisos fue la celebración del Quinto Congreso de la Misión Americana (CAM 5) celebrado en Bolivia, en Santa Cruz de la Sierra, en 2018.

Monseñor Waldo Barrionuevo, actual director nacional de OMP de Bolivia, nombrado el 27 de febrero pasado, recordó durante una celebración eucarística a monseño Scarpellini como “una persona preciosa” y destacó que todos estamos llamados a ser instrumentos en las manos de Dios: “todos somos misioneros por vocación y vocación del Señor, el Señor nos llama a cada uno de nosotros a testificar a nuestro Padre“. Por lo tanto, instó a continuar testificando que era hijo de Dios, tal como lo hizo monseñor Scarpellini.

Monseñor Ricardo Centellas, arzobispo de Sucre y presidente de la CEB, señaló: “Hemos perdido físicamente a un hermano, pero su espíritu siempre nos acompañará, este espíritu de lucha y trabajo, especialmente de una creencia inquebrantable en la dinámica de la misión, estaba convencido de que la Iglesia debería vivir su dimensión misionera”. +