Sábado 3 de diciembre de 2022

Posgrado "De Ieoshúa y Jesús: relaciones judías y católicas"

  • 18 de marzo, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
La Universidad Católica Argentina y el Congreso Judío Latinoamericano inscriben en esta propuesta académica conjunta. Se dictará del 22 de marzo al 10 de mayo en modalidad híbrida.
Doná a AICA.org

El Vicerrectorado de Integración de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA) en iniciativa conjunta con el Congreso Judío Latinoamericano (CJL) realizarán del 22 de marzo al 10 de mayo el posgrado De Ieoshúa y Jesús: relaciones judías y católicas. Con una duración de 8 encuentros, se dictará en modalidad híbrida los martes a las 17.30 bajo la coordinación de Pablo Blanco y Ioni Shalom. Para más información comunicarse a info@congresojudio.org

El programa está destinado a líderes de comunidades religiosas judía, cristiana y musulmana (religiosos, consagrados o laicos) y a estudiantes avanzados o graduados en teología y seminaristas. Los interesados e interesadas deberán completar el formulario de inscripción online. El comité de admisión evaluará cada postulación y se podrían realizar entrevistas para ser admitido, si se considerase oportuno.

El mundo actual se encuentra en un momento de crisis sin precedentes. Al sufrimiento y a la desolación que dejó como huella la pandemia mundial, se suman la ignorancia, la tergiversación y manipulación de la información junto a las expresiones de odio y las posturas extremas y radicales, combinadas con los avances en tecnología bélica.  

En este sentido, el recientemente fallecido rabino Lord Jonathan Sacks sostenía que no hay arma de destrucción masiva más poderosa que el corazón humano y por tanto es allí donde hay que trabajar. También el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb comentó la encíclica "Fratelli Tutti" y recalcó la necesidad de restaurar la conciencia de la humanidad. Ya el papa Francisco había declarado en el encuentro realizado en Abu Dabi en el año 2019, dedicado al Documento sobre la “Fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común”, que el diálogo interreligioso es justamente la respuesta a las plagas del mundo, el que permite dar respuestas a guerras, violencias y corrupción. Dicho diálogo basado en el respeto es el que además abre las puertas a la cooperación y el que permite generar unidad, manteniendo las propias identidades diversas.   

América Latina es una usina de ejemplos de este tipo de trabajos y maneras de comprender la realidad y necesidades humanas. En este marco hay realidades como la Argentina, donde la convivencia entre religiones se convierte en un capital social, que surge desde el mismo Preámbulo de la Constitución que postula la libertad religiosa.   

Estamos ante una oportunidad única en nuestra región de educar en la proximidad de valores esenciales y generar nuevos representantes de las tradiciones religiosas que puedan retomar el mensaje de amor, de fraternidad y de paz para combatir las amenazas que se nos presentan y los escenarios por venir. Tal como sostiene el Papa Francisco: “O construimos el futuro juntos o no habrá futuro”.+