Jueves 15 de abril de 2021

Papa en Qaraqosh: "El perdón es necesario para seguir siendo cristiano"

  • 7 de marzo, 2021
  • Qaraqosh (Irak) (AICA)
Herencia espiritual, perdón y conversión fueron las palabras claves del discurso del Papa durante el encuentro con la comunidad Qaraqosh con quienes rezó el Ángelus.
Doná a AICA.org

Después de orar por las víctimas de la guerra en Mosul, el papa Francisco se trasladó a la ciudad de Qaraqosh para encontrarse con la comunidad local. El encuentro se llevó a cabo en la iglesia de la Inmaculada Concepción. Tras ser recibido por el Patriarca sirio-católico, el Papa pronunció un discurso y luego rezó el Ángelus junto con la comunidad. 

El Santo Padre encontró una comunidad con una gran diversidad cultural y religiosa y dijo que “esto muestra algo de la belleza que su región tiene que ofrecer para el futuro. Tu presencia aquí nos recuerda que la belleza no es monocromática, sino que brilla a través de la variedad y las diferencias”. 

Recordando más tarde, "con gran tristeza, miramos a nuestro alrededor y vemos otros signos: los signos del poder destructivo de la violencia, el odio y la guerra". Sin embargo, como recordó el Papa, "la última palabra es de Dios y de su Hijo, vencedor del pecado y de la muerte".

“Incluso en medio de las devastaciones del terrorismo y la guerra, podemos, con los ojos de la fe, ver el triunfo de la vida sobre la muerte”

La herencia espiritual es tu fuerza
Hablando sobre la herencia espiritual de padres y madres en la fe, dijo: “La gran herencia espiritual que nos dejaron sigue viviendo en ustedes. ¡Acepta esta herencia! Esta herencia es tu fuerza. Ha llegado el momento de reconstruir y empezar de nuevo, encomendándose a la gracia de Dios, que guía el destino de cada hombre y de todos los pueblos”. 

Francisco también recordó que los niños no solo heredarán una tierra, una cultura y una tradición, "sino también los frutos vivos de la fe, que son las bendiciones de Dios en esta tierra".

“Te animo a que no olvides quién eres y de dónde vienes; para preservar los lazos que los mantienen unidos, para proteger sus raíces "

Conociendo nuestras debilidades como hombres, el Papa consoló: “Ciertamente hay momentos en que la fe puede flaquear, cuando parece que Dios no ve ni interviene. Sentiste la verdad de esto en los días más oscuros de la guerra, y también es cierto en estos días de crisis de salud mundial y gran inseguridad. En estos momentos, recuerda que Jesús está a tu lado. No dejes de soñar. No te rindas, no pierdas la esperanza”.

El perdón es la palabra clave
Al recordar el testimonio de una dama antes de su discurso, dijo: “Me conmovió una cosa que dijo la señora Doha: el perdón es necesario por parte de quienes sobrevivieron a los ataques terroristas. Perdón: esta es una palabra clave”. 

“El perdón es necesario para seguir enamorado, para seguir siendo cristiano”. “Se necesita la capacidad de perdonar y, al mismo tiempo, el coraje para luchar. Sé que esto es muy difícil. Pero creemos que Dios puede traer paz a esta tierra. Confiamos en Él y, junto a todas las personas de buena voluntad, decimos 'no' al terrorismo y a la instrumentación de la religión”.

Conversión y protección
Francisco también pidió oraciones para la conversión: “No nos cansemos de orar por la conversión de los corazones y por el triunfo de una cultura de la vida, de la reconciliación y del amor fraterno, en el respeto de las diferencias, de las diferentes tradiciones religiosas, en el esfuerzo por construir un futuro de unidad y colaboración entre todas las personas de buena voluntad”. 

El Papa recordó que la iglesia tiene la protección de Nuestra Señora y habló sobre la imagen de la Inmaculada Concepción colocada en el techo de la iglesia: “Aquí tu estatua estaba dañada y pisoteada, pero el rostro de la Madre de Dios sigue mirándonos con ternura. Porque así lo hacen las madres: consuelan, consuelan y dan vida”.

Finalmente, hizo un saludo especial a las mujeres: “Quisiera agradecer cordialmente a todas las madres y mujeres de este país, mujeres valientes que siguen dando vida a pesar de los abusos y las heridas. ¡Que las mujeres sean respetadas y protegidas! ¡Que se les dé atención y oportunidades!”, concluyó el Papa.

Antes de culminar su encuentro con los fieles de Qaraqosh, el Papa presidió el rezo del Ángelus y entregó como regalo una copia de plata del icono de Nuestra Señora Odigitria de Smolensk (Rusia) al Patriarca Ignace Youssif Younan III. 

Asimismo, firmó el Libro de Honor con la siguiente frase: "Desde esta iglesia destruida y reconstruida, símbolo de la esperanza de Qaraqosh y de todo Irak, pido a Dios, por intercesión de la Virgen María, el don de la paz".

La Santa Sede indicó que según la tradición, la imagen original fue pintada “por el mismo San Lucas Evangelista para la comunidad cristiana de Antioquía”, y señaló que los fieles suelen recurrir a la imagen de Nuestra Señora Odigitria para “invocar la paz y la armonía” y “para no sucumbir a los opresores”.

La Catedral de la Inmaculada Concepción
Qaraqosh, también llamada Baghdede, fue capturada por el ISIS el 6 de agosto de 2014. En junio habían tomado Mosul y siguieron avanzando por las aldeas de la región norte de Irak, habitadas mayormente por cristianos. Los terroristas también se ensañaron con los yazidíes, otra de las minorías étnicas y religiosas del país.

La irrupción del Estado Islámico –que también actuaba en la vecina Siria–, provocó la huida de cientos de miles de cristianos hacia el Kurdistán iraquí, la región autónoma donde vivieron como refugiados hasta la derrota del grupo terrorista. Otros emigraron a otros países.

En las ciudades y aldeas que capturaba, el ISIS aplicaba la ley islámica o sharia. A los cristianos que no pudieron huir los amenazaban de muerte si no renunciaban a su fe o pagaban el tributo de sumisión. Hubo asesinatos y convirtieron a las mujeres en esclavas sexuales. El objetivo del grupo terrorista era establecer un califato.

Con respecto a la catedral, después de la liberación de la ciudad en octubre de 2016, el edificio volvió a ser un lugar sagrado y se levantó un altar improvisado y una gran cruz de madera sobre el techo. Sin embargo, la verdadera reconstrucción comenzó en enero de 2020. Una nueva estatua de la Virgen María fue colocada sobre el campanario y una imagen de dos metros de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción fue repuesta en el altar.

En abril de 2017 los cristianos volvieron a celebrar la Semana Santa en este templo. Según cifras del Vaticano, de los 38,8 millones de habitantes de Irak, 590 mil son católicos.+

» Texto completo del discurso