Miércoles 25 de mayo de 2022

Obispos paraguayos invitan al laicado a comprometerse y tener un "mayor protagonismo"

  • 28 de diciembre, 2021
  • Asunción (Paraguay) (AICA)
"El país necesita de laicos comprometidos con Cristo y su Iglesia para trabajar por instaurar los valores del reino de Dios en nuestra sociedad", escriben los obispo en una Carta Pastoral.
Doná a AICA.org

Con motivo del Año del Laicado, en la fiesta de la Sagrada Familia, los obispos del Paraguay lanzaron una Carta Pastoral, en la que se dirigen a la Iglesia entera “como pueblo”, reflexionando a partir del pensamiento del papa Francisco y la Constitución Dogmática sobre la Iglesia del Concilio Vaticano II, Lumen gentium.

El documento de la Conferencia Episcopal del Paraguay (CEP), de ocho páginas, está dirigido a sacerdotes y demás ministros de la iglesia, a los agentes de pastoral, a los miembros de movimientos, institutos de vida consagrada y a las asociaciones de vida cristiana, a los fieles de todas las diócesis y al público en general.

Los obispos del Paraguay expresan que el país necesita de laicos comprometidos con Cristo y su iglesia para trabajar por instaurar los valores del reino de Dios en nuestra sociedad. 

“Es necesaria esa conversión para que la sociedad paraguaya –con mayoría católica por sustrato cultural, profundamente devoto de la Virgen María– supere la inequidad social estructural, los vicios de la corrupción, de la impunidad, del individualismo egoísta, de la codicia que margina, excluye y mata al prójimo por falta de salud, educación, tierra, techo y trabajo, señala el manifiesto.

La CEP califica de “necesario y urgente” el protagonismo de los laicos para que nuestra evangelización sea eficaz y contribuya a transformar las situaciones de pecado que oprimen a nuestro pueblo.

“La corrupción, la inequidad, la violencia silenciosa de la pobreza que excluye y descarta a los más débiles, niños y ancianos, indígenas y campesinos, jóvenes sin oportunidades ni horizonte para sus vidas, familias desestructuradas, agresión al medio ambiente, entre otros males que padecemos en Paraguay”, menciona.

Añade que en estas y otras penosas realidades son partícipes los laicos, sea por acción u omisión. “Los signos de los tiempos actuales nos presentan situaciones preocupantes, donde se señala a nuestro pueblo, a los laicos, como afectados y responsables”, acota.

El desafío
“El gran desafío es afrontar la realidad difícil de la sociedad, cada vez más violenta, desde la fe cristiana de los bautizados en el mundo. La doctrina social de la iglesia es un instrumento precioso para transformar la política, la economía, la cultura y la educación, para ser constructores de la justicia y de la paz”, indica otro párrafo del extenso comunicado.

Los obispos también dedicaron un capítulo especial a la familia señalando que la transformación social según los valores del evangelio comienza con la conversión personal y con una vida ejemplar en el seno de la propia familia. “El primer lugar para la misión es la familia, tan golpeada, tan amenazada por tantos factores internos y externos que requieren un compromiso y una fe sólida”, enfatiza.

“Ponemos el Año del Laicado bajo la protección de nuestra Madre Santísima, la Virgen de los Milagros de Caacupé. Pedimos la intercesión de San Roque González de Santa Cruz y de la beata María Felicia de Jesús Sacramentado, Chiquitunga”, concluye la carta publicada el sábado 25 de diciembre.+