Jueves 1 de diciembre de 2022

Myanmar: Los obispos piden que se respeten las vidas humanas, lugares de culto, hospitales y escuelas

  • 14 de junio, 2022
  • Yangon (Myanmar) (AICA)
"La dignidad humana y el derecho a la vida nunca pueden ser violados", expresó la Conferencia de Obispos Católicos de Myanmar en un comunicado ante la crisis política que atraviesa el país.
Doná a AICA.org

Los obispos católicos de Myanmar dicen estar preocupados por la frágil situación en la que viven miles de civiles debido a la inestabilidad política y al conflicto y piden respeto por la vida humana y los lugares de culto, hospitales y escuelas. 

“La dignidad humana y el derecho a la vida nunca pueden ser violados. Pedimos encarecidamente respeto por la vida y por la sacralidad de los lugares de culto, hospitales y escuelas”, se lee en un comunicado de la Conferencia de Obispos Católicos de Myanmar publicado al final de la asamblea general que tuvo lugar en Yangon del 7 al 10 de junio. 

El texto está firmado por el presidente de la Conferencia Episcopal Birmana, cardenal Charles Bo, por el secretario general, monseñor John Saw Yaw Han, y los otros 17 obispos del país. 

Según datos de ONG, más de 1.929 civiles han sido asesinados y 11.000 arrestados desde el inicio del golpe el 1 de febrero de 2021. Más de 800.000 son desplazados internos, informa Acnur. Incluso en los últimos meses, la junta militar, que se ha hecho cargo por la fuerza del gobierno de Myanmar, ha seguido atacando iglesias y sus instituciones. Docenas de iglesias, incluidas iglesias católicas en los Estados de Kayah y Chin, fueron destruidas por ataques aéreos y bombardeos de artillería a medida que miles de personas, incluidos cristianos, se desplazan o huyen a la vecina India.

Los obispos miran "con gran preocupación" a los miles de civiles que se ven obligados a huir de sus lugares de origen y millones de ellos mueren de hambre, y denuncian el estado de zozobra y la falta de seguridad en que se encuentran las personas, “en particular los ancianos, los discapacitados, los niños, las mujeres y los enfermos que tienen que desplazarse de sus lugares por conflictos políticos en sus áreas”. 

Los obispos también expresan su agradecimiento "a los sacerdotes, diáconos, monjas, catequistas y voluntarios que apoyan y ayudan a los civiles que huyen a lugares más seguros".

La Conferencia Episcopal anima a los sacerdotes, monjas y laicos a seguir brindando asistencia humanitaria a los refugiados independientemente de su fe y origen "y ayudar a las personas que" se enfrentan a luchas y dificultades sin precedentes debido a la situación política actual, sin ningún tipo de discriminación, en la medida de lo posible ". 

Asimismo, subrayan que los obispos trabajan por "la justicia, la paz y la reconciliación" y, precisamente por eso, piden "encarecidamente a los interesados que faciliten el acceso humanitario a las personas que sufren y a los desplazados internos para proporcionarles la asistencia humanitaria básica que necesitan". 

la Conferencia Episcopal "anima a las diócesis a construir la paz en el país de todas las formas posibles" e insta a "orar constantemente" por la reconciliación y la paz, ofrecer la del primer día de mes y rezar el rosario todas las noches. Los obispos "están al lado de los civiles y continuarán apoyando las necesidades de las personas independientemente de su fe, raza y etnia", concluyen.+