Lunes 16 de mayo de 2022

Mons. Stanovnik: "El nacimiento de Jesús es transversal a la política, la economía y la vida social"

  • 23 de diciembre, 2016
  • Corrientes (AICA)
"Cuando se habla de Navidad, no estamos hablando de un mito, sino de una realidad que para los cristianos tiene incidencia en todos los aspectos de la vida y de la convivencia humana. Incide en la familia, en la convivencia social, se hace cultura, incide en la política, en la economía; y si no incide en estos aspectos, no vale la pena celebrar la Navidad, estamos perdiendo tiempo", advirtió el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, reflexionó sobre el sentido de la Navidad y la importancia que esta fecha tiene para los cristianos, y su incidencia en la vida cotidiana, durante la presentación de las propuestas que ofrecerá este año Ñande Navidad Correntina Poraité.

"Cuando se habla de Navidad, no estamos hablando de un mito, sino de una realidad que para los cristianos tiene incidencia en todos los aspectos de la vida y de la convivencia humana. Incide en la familia, en la convivencia social, se hace cultura, incide en la política, en la economía; y si no incide en estos aspectos, no vale la pena celebrar la Navidad, estamos perdiendo tiempo", afirmó.

El prelado propuso que cada uno se pregunte "cómo respondemos este misterio de la Navidad, cómo incide en la vida política de una sociedad, de una comunidad como la nuestra, cuáles son las consecuencias, en qué incide culturalmente, qué importancia tiene en la vida de una pareja, de una familia. Si no tiene ninguna incidencia, no perdamos tiempo".

"Los creyentes estamos convencidos de que tiene una incidencia fundamental, no es lo mismo vivir la vida a partir de este misterio de Dios con nosotros, que vivirla sin Él. Cambia totalmente el sentido de toda nuestra vida", sostuvo.

El arzobispo aseguró que "Jesús que es un hombre histórico, no es un mito, nació, vivió en Palestina, en el Siglo primero, y esto, teniendo en cuenta que a partir de su nacimiento todo el mundo cristiano comienza a contar los años. De Él hay testigos a de su nacimiento, de su vida, de su mensaje y, sobre todo, del final de su vida. De esto hay testigos, no hay dudas de que este hombre existió. Ningún historiador serio duda de su existencia".

"Están los evangelistas, pero hay fuentes extra bíblicas, como los cronistas romanos, que dan cuenta de la existencia de este hombre y de su muerte violenta. Los creyentes y los primeros testigos de la fe de este acontecimiento que parte de la presencia de Jesús, también, son testigos de su resurrección", precisó, y agregó: "Ahí comienza la fe, este hombre nos vino a decir quién es Dios. Pero lo vino a decir desde adentro, es decir, con su mensaje, sus palabras, lo salió de su corazón, sus gestos nos hablan de quién es Dios. Nadie da lo que no tiene, y él, nos dio con su vida el amor de Dios".

Al hablar sobre la misericordia de Dios que Jesús vino a manifestar, el arzobispo correntino señaló que "si nosotros queremos saber cómo es la misericordia de Dios, cómo la siente, cómo la vive, cómo la ejerce hacia nosotros, tenemos que llegar a Jesús. Y en Jesús nos damos cuenta que realmente la misericordia de Dios se derrama abundantemente sobre nosotros".

"El nacimiento de Jesús significa que Dios, en su infinita misericordia, precisamente, en Jesús, se puso en el lugar nuestro. No solamente a lado como alguien extraño, sino como un hermano que carga sobre sí mismo la condición humana con todas sus limitaciones, con todo menos el pecado. Porque el pecado no lo rozó, sino que Él lo sepultó. Es decir, Él se hizo pecado, cargo sobre sí mismo todas las consecuencias del pecado. Es extraordinaria la misericordia de Dios hasta dónde llega, hasta qué extremo", añadió, y completó: "Realmente el amor de Dios hecho misericordia es impresionante".

Monseñor Stanovnik manifestó que sería lindo "que también nosotros nos dejemos invadir por esta misericordia de Dios al contemplar el misterio del pesebre y vivamos una Navidad misericordiosa, o dicho en otros términos, una navidad solidaria". Y puntualizó: "Demos de lo que tenemos, es decir, demos aquello a lo que nos hemos abierto, aquello que hemos recibido compartámoslo con los demás. Hemos recibido y fuimos objeto de la misericordia de Dios, seamos entonces misericordiosos".

"Dios fue extramente solidario con nosotros, seamos solidarios con nuestros hermanos. Misericordia, solidaridad, amor al prójimo siempre significan cercanía. Navidad es cercanía de Dios con nosotros", subrayó.

Por último, monseñor Stanovnik afirmó que "Navidad Poraité, tiene que ser cercanía, sobre todo al más necesitado. Es bueno preguntarnos en esta Navidad quién es la persona, la familia, tal vez el pariente o la familia del barrio, necesitada que reclama que yo le dé de lo que recibí", y pidió que "de nosotros no salga indiferencia, ni tampoco insensibilidad u otro tipo de basura. Ojala que compartamos esto maravilloso que los cristianos experimentamos de Dios derramando misericordia en nuestras vidas".+