Miércoles 1 de febrero de 2023

Mons. Ojea: "Que la Navidad nos traiga esa seguridad que da sentirse de verdad hermanos"

  • 25 de diciembre, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
El presidente del Episcopado recordó que "estamos hechos para sostenernos unos a otros, aun en la diversidad".
Doná a AICA.org

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea, compartió su reflexión para la Navidad señalando: “El ser humano es la única criatura que no solamente vive la vida, sino que necesita celebrarla”.

“La dimensión de fiesta es trascendental para todas las culturas, celebrar significa cantar, expresarse; en el caso de la última alegría que hemos vivido, sentirnos que estamos bajo una misma bandera; nos saludábamos en la calle, quienes no se saludan nunca, nos saludábamos, tocábamos la bocina y respondíamos, estuvimos comunicados”, describió, refiriéndose a cómo los argentinos vivieron el triunfo de la Selección en el Mundial de Qatar.

“La celebración fue como una gran revancha, una revancha de mucho tiempo sin celebrar, pero además yo quería hacer con ustedes esta reflexión: fue una revancha porque no celebramos nada los argentinos. Cuando tenemos días feriados por una fecha patria, ni siquiera sabemos de qué se trata”, lamentó.

El prelado sanisidrense expresó que “aquí se pone en vigencia lo que el Papa dice en la encíclica Fratelli tutti, acerca del fin de la conciencia histórica. Estamos como desarraigados, vacíos, desconfiados, todo empieza cuando empezamos nosotros; hemos perdido raíces y la fiesta, la celebración, nos da pertenencia, por eso hemos ‘olido’ un poquito lo que significa pertenecer”.

“Ha sido un ejemplo maravilloso para poder despertar sueños, para poder simbólicamente ponernos en contacto con lo que debería ser la celebración de una fiesta que nos envuelve a todos, que nos hace pertenecer, que nos da raíces, que le da sentido a lo que hacemos, que nos da esperanza, que nos echa hacia adelante teniendo más horizontes; así es la fiesta, por eso nos tomamos esa revancha”, destacó.

“Estamos frente a la Navidad, la Navidad es una fiesta para echar raíces, la raíz más profunda del ser humano, somos hermanos, somos hermanos porque Dios es Padre de todos”, puntualizó.

Monseñor Ojea afirmó que, “cuando Jesús se hace hombre, bendice a todo hombre, nazca donde nazca, viva como viva, tenga la educación que tenga, los condicionamientos que tenga, sus límites, sus fragilidades; Dios se hace hombre para que el hombre se haga Dios. Dios se hace hombre para bendecir a toda carne humana, por eso la Navidad es una fiesta de raíces, porque nos sentimos hondamente hermanos”.

“Celebremos esa fraternidad, celebremos y hagamos fiesta, que la palpamos cuando en la mesa familiar nos reencontramos, cuando sentimos cerca a nuestros seres queridos, cuando pensamos en ellos, cuando rehacemos nuestros vínculos; estamos hechos para ser hermanos, estamos hechos para sostenernos unos a otros, aun en la diversidad. Que la Navidad nos traiga esa paz, esa seguridad que da sentirse de verdad hermanos; que Dios los bendiga, feliz Nochebuena para todos y feliz Navidad para toda la Patria”, concluyó.+