Viernes 3 de febrero de 2023

Mons. Braida llama a un compromiso sin tregua para erradicar el flagelo del narcotráfico

  • 26 de noviembre, 2022
  • La Rioja (AICA)
Al recibir en La Rioja la peregrinación de los Hogares de Cristo, el obispo llamó a propiciar mayores espacios de contención y acompañamiento para quienes quieren recuperarse de alguna adicción.
Doná a AICA.org

La peregrinación de la Familia Grande Hogar de Cristo con la imagen de la Virgen de Luján pasó por La Rioja, en el marco de la campaña nacional "¡Ni un pibe menos por la droga!" y visitar los tres centros de prevención y recuperación de las adicciones que hay en la diócesis.

Los peregrinos, encabezados por el presbítero José María Di Paola, referente de los curas villeros que hace 15 años trabajan en la problemática de las adicciones a través de los Hogares de Cristo, fueron recibidos por el obispo de La Rioja, monseñor Dante Gustavo Braida.

En un mensaje, el prelado escribió: “Aquí, junto a la tumba de monseñor (Enrique) Angelelli, recibimos con alegría y esperanza la peregrinación de los Hogares de Cristo que se realiza con el lema ‘Ni un pibe menos por las drogas’”.

“Las adicciones a las drogas son uno de esos problemas que denigran la vida de una persona y lo llevan a su destrucción y al grave daño de sus vínculos. Salir de ese infierno es posible cuando todos asumimos con responsabilidad un compromiso solidario con personas afectadas por esta plaga y cuando ellos mismos son protagonistas de su propio camino”.

Monseñor Braida hizo un fuerte llamado “a un compromiso claro y sostenido por parte de los ciudadanos para trabajar sin tregua por erradicar el flagelo del narcotráfico y propiciar mayores espacios de contención y acompañamiento a quienes desean enfrentar un tratamiento de recuperación de alguna adicción, a quienes buscan una nueva oportunidad”.

“Monseñor Enrique Angelelli, buscó y propuso caminos para la evangelización y promoción integral de las personas, de modo especial de los jóvenes y los pobres, favoreciendo, entre otras cosas, la justicia, la liberación y su desarrollo integral”.

El obispo riojano citó las enseñanzas de su antecesor beato mártir, quien decía: “Nosotros que nos llamamos cristianos deberíamos avergonzarnos al ver que las piedras vivas del templo de Dios son profanadas, rechazadas, menospreciadas, marginadas… El grito de los que sufren, el clamor de los hambrientos… y todo tipo de esclavitudes… deberá hacernos reflexionar que es preciso, con mirada de esperanza y decidida actitud de acción, discernir lo que nos está diciendo Dios”.

“En otra ocasión expresa: ‘seguiremos, con la ayuda del Señor, buscando los caminos que lleven a hacer comprender y vivir los derechos de la justicia y de la caridad por la promoción integral del hombre riojano’”.

“El testimonio de los beatos mártires son hoy un gran signo de esperanza que nos animan a vencer todo tipo de indiferencia y cobardía para dar lo mejor de cada uno para transitar caminos concretos de cercanía y acompañamiento a hermanos y hermanas que están en situación de vulnerabilidad, presos por las drogas que, además de destruir vidas, corrompen el mismo tejido social”.+

NOTICIAS RELACIONADAS