Jueves 15 de abril de 2021

Mons. Bochatey: Que los gobernantes hagan las cosas bien para terminar con la pandemia

  • 2 de marzo, 2021
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
El obispo auxiliar de La Plata y presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey OSA, se pronunció sobre la distribución "vip" de vacunas contra el Covid-19
Doná a AICA.org

El obispo auxiliar de La Plata y presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey OSA, brindó una entrevista en el programa televisivo “Claves para un Mundo Mejor” que se emite los sábados en Canal 9.

En su intervención, se refirió a lo sucedido con la “vacunación vip” contra el Covid-19. “Los sucesos conocidos hacen que estemos totalmente atónitos”, reconoció, y añadió: “Por más que estemos delante de miserables éticos, no perder la calma ni la compostura porque son hermanos nuestros”. 

“El Papa habla de la necesidad de ser solidarios, y en la medida en que todos nos vacunemos, vamos a tener menos posibilidad de contagiar al prójimo, por lo cual es también un acto de caridad. Después vienen los análisis sobre qué vacuna es mejor, cómo estuvieron hechas y demás, pero el principio de la vacunación es válido, es importante y es de caridad solidaria para con las otras personas”.

“Les cuento un ejemplo que nos está pasando en las parroquias: la Conferencia Episcopal decidió que mientras estemos en esta pandemia comulguemos en la mano y no en la boca para evitar o reducir la posibilidad de contagio. Hay gente que se opone a esto y señala que la Iglesia enseña que se puede comulgar en la boca. Pero también enseña que debemos cuidarnos y ser solidarios entre todos. Por eso, por unos meses, comulguemos en la mano que está totalmente permitido y evitamos una situación de contagio. Lo mismo con la vacuna: usemos las vacunas, cuando estén, claro, y aprovechemos para hacer esta vacunación”.

Consultado sobre lo sucedido con las vacunaciones “vip”, señaló: “Lo que pasó la semana pasada es escandaloso bajo todo punto de vista. El presidente de la Conferencia Episcopal dijo que no hay que politizar la vacunación y los sucesos conocidos hacen que estemos totalmente atónitos y perplejos. Pensábamos que habíamos visto todo en el campo de la corrupción, en el campo de la falta de ética, pero sin embargo nos siguen sorprendiendo”.

Recordando la necesidad planteada por el Papa a los países: “Sean solidarios y que no falten las vacunas para nadie”, reflexionó: “Lo cierto es que las vacunas están faltando y en la Argentina están faltando más que en otros países”. Frente a la escasez de un recurso, lamentó, “vienen los caminos ‘no santos’ para conseguirlos”.

Monseñor Bochatey comentó que se observa “un Gobierno que hace alarde sistemático, repetitivo, como una cantinela contra el neoliberalismo y se comporta como los peores capitalistas donde están primero ‘nosotros’ y después el resto. Realmente es tristísimo lo que ha sucedido y habla de una decadencia ética absoluta en aquellas personas que lo han hecho”.

Durante la entrevista el prelado reconoció que “no está mal hacer un orden de vacunación” pero frente a la escasez de vacunas el primer mensaje al gobierno debería ser el de apurarse a traer vacunas para todos. “Acá el problema es que no hay vacunas, no es que no nos queremos vacunar. Y entonces vienen las trampas: hay un error de comunicación, hay un error de gestión y entonces la gente duda y se pone de mal humor, obviamente”, admitió.

“En la Argentina no sabemos ni cuántas vacunas se compraron, ni a qué precio se pagaron, cuántas van a venir y cuándo, nos peleamos con un laboratorio, viene el otro. Después nos dicen que no sean antivacunas pero hubo tantos errores de comunicación, de información, de gestión, que no se puede pretender que la gente esté tranquila sentada en la vereda esperando la vacuna”.

“Desde la Iglesia tenemos que alentar la esperanza e impulsar a los gobernantes a que hagan bien las cosas y las hagan rápido y a la gente a no desesperar y a darnos cuenta de que, lamentablemente, hemos tenido un grupo de gente que también devastó la ética en lo poco que podía quedar, con el tema de las vacunaciones VIP”.

El obispo recomendó seguir “las normas verdaderas que vienen de la Salud Pública”. Pero pidió que la Salud Pública “no haga más papelones, que no haga más escándalos y que, por favor, realmente sean gente muy seria que permita la participación de los que realmente saben, que abran el juego, que permitan el acceso a otro tipo de vacuna, con otros caminos para terminar la pandemia cuanto antes”. 

“La Argentina es mucho más que estos políticos de cuarta que hicieron estos escándalos. Tenemos que dar un paso mucho más adelante y demostrar lo que es el pueblo argentino, que somos hermanos, que nos ayudamos, que somos solidarios, que amamos a Dios y que no queremos excluir a Dios de nuestras vidas. Podemos hacer mucho desde el amor de Dios, desde la misericordia de Dios. Me parece que este es el mensaje que podemos dejar”.+