Domingo 24 de octubre de 2021

Los católicos esperan la restitución de la iglesia de San Alejandro

  • 20 de noviembre, 2018
  • Kírov (Rusia)
Los rusos católicos de la ciudad de Kírov, en el centro de Rusia, deben pagar un alquiler para celebrar, 25 veces al año, la Eucaristía en su propia iglesia, San Alejandro, la que continúa siendo objeto de una reclamación por parte de los católicos locales, quienes aún no pudieron recibir el templo en restitución como se les había prometido.
Doná a AICA.org
Kírov es una ciudad de algo más de 500 mil habitantes, ubicada en el centro de la Rusia europea, fundada en 1374. El monumento más antiguo de la ciudad es la Catedral de la Asunción, construida en 1689, una iglesia imponente coronada por cinco domos globulares. La mayoría de los habitantes son ortodoxos, pero también hay católicos, sobre todo los descendientes de polacos, que cuentan con su propia iglesia, San Alejandro.

Sin embargo, el templo de San Alejandro en Kírov, continúa siendo objeto de una reclamación por parte de los católicos locales, quienes aún no pudieron recibir el inmueble en restitución como se les había prometido y están forzados a pagar un alquiler para celebrar la Eucaristía 25 veces al año.

La iglesia fue expropiada en 1933 por el régimen soviético y se esperaba que en la década de 1990 fuera restituida a los católicos tras la caída de la Unión Soviética. El expresidente de Rusia, Dmitri Medvédev, prometió devolver los templos a las organizaciones religiosas antes del final de 2016 pero, en lugar de suceder esto, el templo fue convertido, por las autoridades locales, en la sede de la Orquesta Filarmónica de Kírov.



El padre Grigori Zvolinski, párroco de San Alejandro, hizo el pedido oficial de restitución del templo en el año 2011, después de que el entonces Presidente ruso firmara el decreto que permite a las organizaciones religiosas pedir la restitución de las propiedades confiscadas durante la revolución comunista. El pedido del sacerdote fue denegado con la excusa de que se habían efectuado nuevas construcciones junto al templo.

Tras la intervención del arzobispo de Moscú, monseñor Paolo Pezzi, las autoridades de la provincia propusieron construir un nuevo templo para reemplazar a la iglesia expropiada. Sin embargo, las cinco propuestas realizadas por la administración en 2014 carecían incluso de vías de acceso a los terrenos ofrecidos, por lo cual los fieles rechazaron la oferta. Los católicos sugirieron una ubicación diferente pero la propuesta fue rechazada por la administración, la que finalmente retiró el ofrecimiento de edificar un nuevo templo.

Pese a haber concluido el período legal de seis años definido por el decreto presidencial de restitución de propiedades, no se pudo obtener el retorno del templo. Cuando los católicos ofrecieron una indemnización económica a la Orquesta Filarmónica las autoridades decidieron considerar más necesaria la conservación de una sala de conciertos de órgano, función a la cual se dedicó el templo. Finalmente, los católicos recurrieron a las vías judiciales y el sacerdote presentó una causa contra la administración regional ante el Tribunal arbitral.

El templo de San Alejandro fue construido por católicos polacos que fueron destinados a esa zona durante las represiones zaristas del siglo XIX y fue usada para el culto divino hasta 1933, cuando los bolcheviques lo expropiaron y lo destinaron a una pensión para estudiantes de veterinaria.+