Lunes 15 de abril de 2024

Acción Católica Argentina: la figura de Pironio 'se agiganta y nos sonríe'

  • 8 de noviembre, 2023
  • Buenos Aires (AICA)
Claudia Carbajal, presidenta de la institución laical, destacó el legado del futuro beato. "Un profeta de la cruz, la alegría y la esperanza para los tiempos difíciles", aseguró.
Doná a AICA.org

La presidenta del Consejo Nacional de Acción Católica Argentina (ACA), Claudia Carbajal, dialogó con AICA este miércoles 8 de noviembre, apenas se conoció la noticia de que el Papa Francisco aprobó un milagro que le permitirá al cardenal Eduardo Pironio, fallecido en 1998, ser beatificado.

Carbajal expresó que “aquello que en nuestro corazón ya intuíamos, es confirmado oficialmente y será, en poco tiempo más, inscripto en el libro de los santos, para irradiar testimonio de esperanza e invitarnos, una vez más, a abrazar ‘nuestra hora’ con serena alegría y fidelidad a la Iglesia, a la que el cardenal amó profundamente”.

“Eduardo Francisco Pironio fue un hombre de esperanza, en tiempos difíciles de la historia. Conoció la persecución y la amenaza, y sufrió con dolor la desaparición de personas en su entorno cercano. La incomprensión ante su postura fue de adentro y de afuera, por lo que fue acusado injustamente” continuó. 

Y agregó: “Como hombre de fe firme y de esperanza activa, se confió a Dios y, en medio de aquellas jornadas oscuras, realizó un llamando a la reconciliación en la Semana Santa de 1975, celebrada en la Catedral de Mar del Plata, antes de ser, casi repentinamente, convocado a Roma por san Pablo VI, que lo designó proprefecto de la Sagrada Congregación para los Religiosos y los Institutos Seculares, cargo en el que se mantuvo durante nueve años”.

La presidenta de la ACA resaltó además que la vida del cardenal “fue fecunda”. “No se cansaba de insistir sobre la necesidad de una Iglesia pobre, liberadora, una Iglesia de la esperanza. Una Iglesia-misterio de comunión misionera, pascual, profética, sacramento de unidad para el mundo”, manifestó. 

Además, recordó que el futuro beato animaba siempre a ser una Iglesia que, “en cada uno de sus hijos e hijas, testimoniara que, cuando todo se quiebra, hay que anunciar y obrar la esperanza cristiana, que es activa y exige paciencia, recordándonos que Dios no falla, porque es siempre fiel”.

En tanto, subrayó que Pironio “fue un pastor amigo, acompañante, promotor de la vocación bautismal de todos y, en especial, de los varones y mujeres que vivimos nuestra fe en la vida social, familiar, profesional, laboral”. “Fue un sabio animador del compromiso juvenil, en su atenta escucha de las búsquedas de los chicos y chicas que, aun hoy, tienen su cita de encuentro en las Jornadas Mundiales de la Juventud que supo inspirar”, enfatizó.

Por otra parte, Carbajal recordó que, como asesor general de la Acción Católica Argentina, “su palabra oportuna formó la conciencia laical para una presencia decidida en el mundo y en su cotidianidad, para irradiar la Buena Noticia en los compromisos propios del creyente. Forjó la sinodalidad y el compromiso siempre ‘en salida’, para vivir la audacia y profecía del Espíritu compartiendo el sufrimiento y las alegrías de los hermanos y hermanas, leyendo en cada acontecimiento los signos de los tiempos”.

“Ante la invitación contundente del Papa Francisco para toda la iglesia a 'caminar juntos', a dialogar y escuchar, ante las sombras de un mundo cerrado, que por momentos parece acercarse a puntos de quiebre, la figura del Cardenal se agiganta y nos sonríe, casi como si nos guiñara un ojo”.

También, dijo, su figura “nos recuerda su prédica incansable a no sucumbir al desaliento, a que las crisis no nos asusten, a que las tensiones no nos desequilibren y a que los riesgos no nos paralicen confiando que el Espíritu viene a nosotros para impulsarnos a construir puentes fraternos, signos de la comunión misionera para servir a la transformación de lo temporal siendo fermento y alma para el mundo”.+

NOTICIAS RELACIONADAS