Miércoles 29 de junio de 2022

La Liturgia de las Horas, un verdadero "kairós" para la renovación de la oración

  • 15 de junio, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
En una carta pastoral, los obispos argentinos invitan, exhortan y convocan a que esta edición "permita crecer en la cercanía con el Señor y ese encuentro con Él, siga transformando nuestras vidas".
Doná a AICA.org

La Conferencia Episcopal Argentina difundió una carta titulada “Rezar la vida. La oración del santo pueblo fiel de Dios”, con motivo de la promulgación de la nueva edición de la Liturgia de las Horas.

“La nueva edición de la Liturgia de las Horas u Oficio Divino para el pueblo de Dios peregrino en Argentina, bien puede ser un verdadero ‘kairós’ para la renovación de la oración comunitaria y personal que bebe de la fuente siempre viva de la Sagrada Escritura”, sostienen los obispos.

Asimismo, convocan a las Iglesias particulares a “que, partiendo de la oración que acompaña el ritmo de la existencia cotidiana, avancen y profundicen en esta genuina experiencia de oración, que envuelve, transforma y dinamiza la vida entera”.

Los obispos argentinos dividen su reflexión entre aspectos “Desde la vida”, “En la vida” y “Para la vida”.

“Estamos ante una ocasión propicia para renovar nuestra experiencia orante, abrevar la vida espiritual en las fuentes genuinas de la Sagrada Escritura y la liturgia, y profundizar en cada una de las dimensiones y aspectos de la oración cristiana”, subrayan sobre el primero.

En cuanto al segundo plantean: “La Liturgia de las Horas es, entonces, oración comunitaria por antonomasia, voz de todo el santo pueblo de Dios –laicos, consagrados y ministros ordenados– y plegaria de cada comunidad, a la que conforma y estructura. Es genuina celebración litúrgica por cuanto hace memoria de la acción amorosa de Dios, alabándolo y suplicándole”.

“Es una buena oportunidad para redescubrir y revalorizar el carácter celebrativo y la dimensión comunitaria de la oración eclesial, favoreciendo la convocatoria y el encuentro comunitario para compartir la oración. La misma estructura de cada hora del rezo litúrgico tiene forma de celebración, por lo que, bien puede cobrar forma de verdadera fiesta del pueblo de Dios, cuando se la celebra adecuadamente aprovechando y potenciando cada uno de sus elementos y componentes”, agregan. 

En tercer lugar, los obispos señalan que “la oración nutre el deseo y el compromiso de vivir para llegar un día al Banquete celestial, anticipado en cada celebración eucarística, centro y meta de la entera vida eclesial y que, en la Liturgia de las Horas, encuentra una ‘preparación magnífica, ya que esta suscita y acrecienta muy bien las disposiciones que son necesarias para celebrar la Eucaristía, como la fe, la esperanza, la caridad, la devoción y el espíritu de sacrificio’.

“La Liturgia de las Horas, entre el tiempo y la eternidad, va marcando el ritmo de nuestra existencia cotidiana como pueblo de peregrinos, iluminándonos con la Palabra cristalizada en el diálogo vital de los salmos, resonancia de todas las situaciones humanas. Así nos pone en perspectiva de eternidad, alentando la esperanza en el Reino e impulsando la misión de anunciar y testimoniar el Evangelio en cada ámbito y circunstancia de la existencia”, indican.

“De este modo, se abre para nuestro pueblo fiel la posibilidad de adentrarse en un camino de escucha y aprendizaje, dejándose conducir por esa pedagogía propia de la palabra de Dios, sapiencial y mistagógica a la vez, que nos conforma cada vez mejor como auténticos discípulos misioneros”, completan.

En otro párrafo, destacan las motivaciones que puede despertar en presbíteros y diáconos, en consagradas y consagrados, y en los fieles laicos, y cierran con una frase del papa Francisco: “El mejor modo de discernir si nuestro camino de oración es auténtico, será mirar en qué medida nuestra vida se va transformando a la luz de la misericordia”.

“Deseamos que esta nueva versión de la Liturgia de las Horas para la Argentina, permita crecer en la cercanía con el Señor y ese encuentro con Él, siga transformando nuestras vidas”, concluyen.

Más información en www.episcopado.org y redes sociales.+

» Texto completo de la carta pastoral