Martes 21 de septiembre de 2021

La Iglesia condena el uso de la violencia contra indígenas de Bolivia

  • 21 de agosto, 2015
  • Santa Cruz (Bolivia)
La arquidiócesis de Santa Cruz, Bolivia, hizo conocer su desaprobación al uso de métodos violentos para solucionar el conflicto con los indígenas de Tacobo Mora que fueron víctimas de una violenta represión policial. En el comunicado, fechado el 19 de agosto, el director de prensa de la arquidiócesis, Erwin Bazán, pide a todos los involucrados "mantener un espíritu de respeto mutuo y cordura en toda ocasión" recordando el pedido del papa Francisco de "construir puentes en vez de levantar muros".
Doná a AICA.org
La arquidiócesis de Santa Cruz, Bolivia, hizo conocer su desaprobación al uso de métodos violentos para solucionar el conflicto con los indígenas de Tacobo Mora que fueron víctimas de una violenta represión policial.

En el comunicado, fechado el 19 de agosto, el director de prensa de la arquidiócesis, Erwin Bazán, pide a todos los involucrados "mantener un espíritu de respeto mutuo y cordura en toda ocasión" recordando el pedido del papa Francisco de "construir puentes en vez de levantar muros".

Al mismo tiempo, se pronunció sobre la huelga de hambre de los privados de libertad de Palmasola asegurando que comparten el pedido de solucionar los problemas de precariedad en que viven los privados de libertad.

"El uso excesivo de la fuerza no se justifica bajo ninguna razón, menos aun cuando se pueden encontrar soluciones pacíficas a través del diálogo que reconozca los derechos de participación de los individuos y las minorías", señala el comunicado de la arquidiócesis.

"Todos los temas, agrega el texto, por más espinosos que sean, tienen soluciones compartidas, tienen soluciones razonables, equitativas y duraderas. Y, en todo caso, nunca han de ser motivo de agresividad, rencor o enemistad que agravan más la situación y hacen más difícil su resolución".

Por la dignidad de los presos
En el comunicado la Iglesia en Santa Cruz manifiesta su preocupación por la huelga de hambre que iniciaron los presos de Palmasola para pedir mejoras en condiciones de vida muy precarias y hasta inhumanas.

"Hoy como antes, indica el comunicado, compartimos el pedido de dar pasos significativos en solucionar los problemas del hacinamiento, la retardación de justicia, la falta de terapias ocupacionales y de políticas de rehabilitación, la violencia, la carencia de facilidades de estudios universitarios etc., derechos inherentes a la dignidad de toda persona humana" y finalmente le recuerdan, -en palabras del papa Francisco- a las autoridades y personal que cumplen un servicio en el ámbito penitenciario, que "tienen una importante tarea en este proceso de reinserción. Tarea de levantar y no rebajar; de dignificar y no humillar; de animar y no afligir. Este proceso que pide dejar una lógica de buenos y malos para pasar a una lógica centrada en ayudar a la persona".+