Domingo 26 de septiembre de 2021

Karadima: El arzobispado de Santiago reafirmó su compromiso de seguir acompañando a las víctimas

  • 27 de julio, 2021
  • Santiago (Chile) (AICA)
Tras la muerte del ex sacerdote Fernando Karadima, el arzobispado de Santiago refirmó su "compromiso para seguir trabajando en la promoción de ambientes sanos y seguros al interior de la Iglesia".
Doná a AICA.org

El arzobispado de Santiago (Chile) se refirió al fallecimiento del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, condenado por el Vaticano en 2011, por los abusos sexuales cometidos contra menores de edad. 

En el comunicado difundido en la tarde de ayer, lunes 26 de julio, manifestaron que "el arzobispado de Santiago tomó conocimiento de la muerte de Fernando Karadima. Acompañamos de cerca a las víctimas sobrevivientes y a sus familias, pidiéndole a Dios misericordioso que pueda sanar el dolor causado a todos quienes han sufrido". 

"Al mismo tiempo, como arzobispado reafirmamos nuestro compromiso para seguir trabajando en la promoción de ambientes sanos y seguros al interior de la Iglesia", añadieron en la declaración. 

El ex sacerdote murió en la noche del domingo 25 de julio, a los 90 años, en el Hogar San Juan de Dios, donde vivía tras ser expulsado de la Iglesia.

Previamente, en junio de este año, había sido internado de urgencia en el Hospital Clínico de la Red de Salud UC Christus, debido a una agudización de su condición coronaria de base. 

Fernando Karadima comenzó a ser investigado por el Vaticano en julio de 2010 debido a las acusaciones de abusos de menores durante las décadas de 1980 y 1990.

El 16 de enero de 2011 finalizó la investigación y fue declarado culpable de abuso sexual. Como consecuencia se le impuso la pena del retiro con una vida de oración y de penitencia.

Además, la Santa Sede le prohibió el ejercicio público de cualquier acto de ministerio, en particular de la confesión y de la dirección espiritual de cualquier persona.

El 28 de septiembre de 2018, la Santa Sede informó la dimisión del estado clerical de Karadima.

Si bien, la justicia civil recibió denuncias sobre los abusos cometidos por el exsacerdote y estableció la existencia de los delitos, el caso fue sobreseído por la prescripción de los hechos.

Sin embargo, el 27 de marzo de 2019 la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile ordenó al arzobispado de Santiago, jurisdicción a la que pertenecía Karadima, pagar 300 millones de pesos (unos 439 mil dólares de ese entonces) a tres víctimas del exsacerdote.

Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo interpusieron una demanda civil en septiembre de 2013 por “daño moral” contra la arquidiócesis por 450 millones de pesos.+