Sábado 17 de abril de 2021

Gregorio de Narek, Juan de Ávila e Hildegarda de Bingen inscritos en el calendario romano

  • 2 de febrero, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Así lo estableció el papa Francisco, según se lee en el decreto de la Congregación para el Culto Divino publicado hoy.
Doná a AICA.org

El papa Francisco decretó la introducción en el Calendario Romano General de San Gregorio de Narek, abad y doctor de la Iglesia, el 27 de febrero, San Juan de Ávila, presbítero y doctor de la Iglesia, el 10 de mayo, Santa Hildegarda de Bingen, virgen y doctora de la Iglesia, el 17 de septiembre."

El decreto firmado por el cardenal Robert Sarah y el arzobispo Artur Roche, respectivamente prefecto y secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, fue publicado hoy por la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

De esta manera, "estas nuevas memorias deben ser inscritas en todos los Calendarios y Libros Litúrgicos para la celebración de la misa y la Liturgia de las Horas" y "los textos litúrgicos que se adopten, adjuntos al presente decreto, deben ser traducidos, aprobados y, tras la confirmación de este dicasterio, publicados por las conferencias episcopales".

El texto afirma: "La santidad se combina con el conocimiento, que es experiencia, del misterio de Jesucristo, indisolublemente unido al misterio de la Iglesia. Este vínculo entre la santidad y la comprensión de las cosas divinas y al mismo tiempo humanas, resplandece de manera muy especial en los que han sido adornados con el título de Doctor de la Iglesia, reza el decreto que lleva la fecha del 25 de enero de 2021, fiesta de la Conversión del Apóstol San Pablo".

El decreto también explica el significado de este título para la Iglesia universal: "La sabiduría que caracteriza a estos hombres y mujeres no es sólo suya, ya que al convertirse en discípulos de la Sabiduría divina se han convertido a su vez en maestros de sabiduría para toda la comunidad eclesial. Desde este punto de vista, los santos "doctores" aparecen en el Calendario Romano General".

El monje "cantante" de María
El monje Gregorio de Narek probablemente vivió alrededor del año 950 en Andzevatsik en Armenia, ahora territorio turco. Fue un excelente teólogo, poeta y escritor religioso y sus obras incluyen un comentario sobre el Cantar de los Cantares, numerosos panegíricos y una colección de 95 oraciones en forma poética llamada "Narek" del nombre del monasterio donde pasó toda su vida. En su teología encontramos elementos importantes de la mariología, incluida la predicción del dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado más de ochocientos años después. En 2015, el papa Francisco lo declaró "doctor de la Iglesia universal" con la carta apostólica "quibus sanctus Gregorius Narecensis Doctor Ecclesiae universalis renuntiatur".

San Juan de Ávila modelo para sacerdotes y "figura profética"
Juan de Ávila vivió en España en el siglo XVI en una familia adinerada de origen judío. Se hizo sacerdote y movido por un ardiente espíritu misionero quiso ir a las Indias pero el arzobispo de Sevilla lo retuvo en su tierra natal para destinarlo a predicar en Andalucía donde durante nueve años trabajó convirtiendo a personas de todas las edades y clases sociales y llevándolos a un progreso considerable en su camino. 

Vivió en la pobreza y la oración, continuando sus estudios teológicos y predicando y sentó las bases de lo que será su espiritualidad que toma a María como modelo y madre. 

Exhortó el celo apostólico y misionero a partir de la contemplación y un mayor compromiso con la llamada universal a la santidad. Acusado inmerecidamente de herejía por la Inquisición, más tarde fue absuelto de las acusaciones injustas. 

Será consejero y amigo de grandes santos y uno de los maestros espirituales más prestigiosos y consultados de su tiempo. Entre ellos San Ignacio de Loyola, Santa Teresa de Ávila y San Juan de Dios. Canonizado en 1970, Benedicto XVI lo proclamó "Doctor de la Iglesia" el 7 de octubre de 2012.

Santa Hildegarda de Bingen
Una mujer dotada de una inteligencia extraordinaria, un genio polifacético y ecléctico, Santa Hildegarda fue una monja y abadesa benedictina, escritora, mística, filósofa y teóloga, compositora de música, experta en ciencias naturales y medicina, consejera de príncipes, papas, emperadores. 

Nació en Bermesheim, Alemania, en 1098, la menor de diez hermanos. "La que es valiente en la batalla" significa su nombre de pila. A pesar de su delicada salud llegó a los 81 años afrontando una vida llena de trabajo. 

Sus visiones, transcritas en notas y luego en libros orgánicos, la hacen famosa. En el monte de San Ruperto cerca de Bingen, en el Rin, Hildegarda fundó el primer monasterio y, en 1165, el segundo en la orilla opuesta del río. En 2012 fue declarada Doctora de la Iglesia por Benedicto XVI. +